Vocento 15 años 20 de Octubre, 10:38 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

START UP

¿Corto de liquidez en su empresa? Subaste sus anticipos y pagarés

Finanzarel es una plataforma «fintech» encaminada a abrir nuevas vías de financiación a las pymes fuera del tradicional mercado bancario, poniendo en contacto empresas e inversores.

Las nuevas tecnologías han permitido lo que antes parecía impensable: la eclosión de una ola de proyectos de «fintech» (tecnología financiera) que ofrecen nuevas vías de financiación a las empresas fuera del tradicional mercado bancario (lo que se conoce como proceso de desintermediación bancaria). En el caso concreto de Finanzarel, es un proyecto nacido en 2013 de la mano de un banquero de inversión y un directivo del sector tecnológico, que pone en contacto a empresas e inversores profesionales, permitiendo que los primeros subasten sus facturas pendientes de cobrar y pagarés entre los segundos.

«A la banca le cuesta analizar y tratar de forma rentable a las empresas pequeñas. En cambio, con tecnología y un enfoque más vertical, más de nicho, es posible tratar de forma rentable a esas pequeñas pymes. Por eso, con Finanzarel queremos dotarles de un instrumento muy fácil para poder vender sus facturas pendientes de pago en cuestión de segundos y obtener así financiación para su circulante», explica Paulino de Evan, co-fundador de Finanzarel junto con Jorge Bustos. Por su parte, el inversor obtiene la posibilidad de construir una cartera diversificada con distintas facturas; que es líquida, pues el vencimiento medio es de 80 días; que no tiene ningún tipo de correlación con los mercados -le da igual lo que haga Draghi-; y con un perfil de riesgo moderado, según De Evan. 

Rentabilidad de doble dígito

«El ejemplo es una pyme que tiene una factura de 10.000 euros y que necesita anticiparla 3 meses. Está dispuesta a vender ese derecho de cobro por 9.700 euros. La rentabilidad que se deriva de este precio se sitúa en dos dígitos. Entre el 8 y el 12 por ciento, en la mayoría de los casos», relata el directivo.
¿Pero y si el cliente no paga? «Nosotros nos encargamos del cobro y, en el caso de que haya algún tipo de incidencia, tenemos acuerdos con entidades de cobro para tratar de que ese cobro llegue a buen fin», añade De Evan.
Por su parte, en Finanzarel cobran una comisión del 0,25 por ciento mensual a la empresa y otra al inversor equivalente al 20 por ciento de las plusvalías brutas que obtenga. Si bien, sólo se cobra al inversor «cuando, en efecto, la factura es abonada», aclara De Evan, quien asevera que unas 200 empresas utilizan ya el servicio, que ha cerrado unas 250 operaciones por valor de unos 5 millones de euros.

MENOR DEPENDENCIA DEL BANCO

En pleno cambio. Los bancos están «peleando de manera feroz para vender crédito», «a veces de manera ilógica», lo que está ralentizando la utilización por parte de las pymes de estas nuevas herramientas, según De Evan. Pero, aún así, hay empresas como Morgan Stanley que opinan que el 10 por ciento de la financiación a pymes se desintermediará en los próximos años, alcanzando un volumen de unos 90.000 millones de euros en toda Europa Continental (excluyendo Reino Unido), según relata De Evan, quien asevera que Finanzarel crece cada trimestre a ritmos del 200 por ciento.

La financiación. La herramienta lanzó una primera ronda de financiación en la que recaudó medio millón de euros de dos «family offices», un fondo de Nueva York especializado en este tipo de plataformas y el ex presidente del ICO José María Ayala. La intención de los gestores es lanzar una segunda ronda de un millón de euros para financiar el crecimiento orgánico de la compañía y entrar en alguna línea adicional de negocio. En cuanto a la rentabilidad, esperan alcanzar el «break even» a finales de 2016.

publicidad
publicidad
publicidad