20 de Noviembre, 23:43 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ELECTRICIDAD

Contador inteligente de la luz: ¿Compensa ponerlo?

Todos los hogares deberán tenerlo instalado antes del 31 de diciembre de 2018. Sin embargo, puede resultar interesante colocarlo con anterioridad. Pero no en todos los casos. Sepa cuándo es una buena idea

El nuevo sistema de fijación de precios de la electricidad suscita muchas dudas entre los usuarios cuando faltan menos de dos meses para que comience a funcionar (el uno de abril). También produce confusión el nuevo contador inteligente de la luz. ¿Es obligatorio instalarlo?, ¿conviene comprarlo o es mejor alquilarlo?, ¿es ventajoso esperar a que la compañía eléctrica impulse su instalación o es una buena idea adelantarse? Pero, más importante aún, los usuarios se preguntan si contribuirá a abaratar la luz o sucederá más bien lo contrario. Porque, como escribía un internauta en un foro online, de lo que se trata es de saber es si estamos ante "contadores inteligentes" o "unos listos" de contadores. He aquí una guía sobre el tema.

¿Qué es un contador inteligente de la luz?

Se trata de un contador digital que mide el consumo de luz en tiempo real y que permitirá acabar con las lecturas estimadas de los viejos aparatos. Permite su lectura a distancia, por lo que no será necesaria la visita del técnico. Asimismo, informa sobre la curva de consumo del usuario, lo que le permitirá planificar el gasto de energía en función de los precios de la misma a lo largo del día. En general, servirá para incrementar la información disponible para el usuario. No obstante, según advierten desde la CECU, para que el contador inteligente pueda desplegar todo su potencial, es necesario que la red eléctrica esté preparada para transmitir la información y permitir la lectura a distancia. Antonio Pomares, de CECU, recuerda que la actualización de las redes debería haber estado lista el 1 de enero pasado según la legislación vigente, pero se ha incumplido la fecha. En ese sentido, Pomares recomienda preguntar a la compañía eléctrica sobre el estado de la red antes de adoptar la decisión de instalar un contador inteligente. De lo contrario, será como tener un teléfono inteligente sin 3G.

¿Es obligatorio instalarlo?

El Plan de Sustitución de Equipos de Medida obliga a las eléctricas (no a los usuarios) a cambiar el parque de contadores antes del 31 de diciembre de 2018. En concreto, establece una serie de fases que tampoco se han cumplido, según datos de la Comisión Nacional de la Energía (ahora integrada en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia). Según esos plazos, actualmente deberíamos tener un 60% de contadores inteligentes instalados, pero se calcula que habrá en torno a un 30% (dentro de un parque total de 23 millones de contadores en el mercado de la TUR, que ahora se va a llamar precio voluntario al pequeño consumidor, según la nueva legislación).

¿Me compensa adelantarme e instalarlo por mi cuenta?

Depende. En primer lugar, de si la red inteligente llega a su casa. En segundo lugar, de si desea contratar una tarifa de discriminación horaria que, según cálculos de la Confederación de Consumidores y Usuarios, puede permitirle ahorrar hasta 180 euros anuales. No obstante, esta tarifa de discriminación horaria le obligaría a adaptar los hábitos de su familia para realizar las tareas de consumo energético más intensivas (lavadora, lavavajillas, plancha, vitrocerámica, calefacción, etc) en horario valle (de 22 horas a 12 horas en invierno, una hora más tarde en verano). Según explica Antonio Pomares, la tarifa valle o reducida es casi un 55% más barata que la normal, lo que permitirá compensar el precio un 5% más caro que nos facturarán por el consumo en el horario "caro". Por ejemplo, un usuario normal podrá ahorrarse unos 60 euros anuales sólo con el consumo de una nevera de clase A. El principal problema llega con el calor, pues las horas más calurosas del día, cuando se enchufa el aire acondicionado, se producen en el horario caro. Una opción puede ser cambiar el tipo de tarifa en verano, pero eso restaría unos 20 euros al ahorro anual estimado, ya que cada cambio de tarifa cuesta unos 9 euros. Como conclusión, Pomares cree que "en principio, es recomendable poner" el contador inteligente, porque me va a permitir hacer "un estudio global de mi consumo diario para mejorar mi eficiencia energética".

¿Qué es mejor, comprarlo o alquilarlo?

La legislación obliga a las compañías eléctricas a que costeen el cambio. No obstante, ya hemos visto que el proceso puede dilatarse en el tiempo, por lo que a algunos consumidores puede interesarles adelantarse. En ese sentido, David Hurtado. de CECU, explica que el contador inteligente tiene un precio de entre 40 y 50 euros, más el coste de instalación, que se sitúa alrededor de los 10 euros. Los expertos explican que la compra a la larga sale más barata (pues el alquiler del aparato es 20 céntimos más caro que el actual, tal y como recuerdan en holaluz). No obstante, recuerdan que el alquiler obliga a la empresa eléctrica a que costee el mantenimiento y, en su caso, sustitución del aparato, por lo que puede resultar más ventajoso para el usuario.

¿Es verdad que es radiactivo?

En algunos foros de Internet se ha alertado sobre las emisiones del contador inteligente. No obstante, Antonio Pomares, experto en electricidad de CECU, desmiente que tenga más riesgo que cualquier otro aparato doméstico que emita ondas electromagnéticas. "En condiciones normales no afecta al cuerpo. Es igual que las antenas de telefonía móvil, no tiene energía nuclear", cuenta este experto.

Pero, entonces, ¿voy a pagar más luz?

Antonio Pomares explica que es muy complicado determinar si el contador inteligente va a ayudarle a recortar su factura eléctrica pues, por desgracia, hay demasiadas variables que intervienen en ella. Para empezar, el 60% de la factura son impuestos. Asimismo, cuando entre en vigor la reforma eléctrica, los precios se fijarán en función del precio de mercado en cada momento, por lo que sabremos el precio de lo consumido después de haberlo gastado. "Vamos a tener que hacer predicciones de precios, como en el tiempo", ironiza Pomares.

publicidad
publicidad