Vocento 15 años 11 de Diciembre, 01:05 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Publirreportaje

¿Es usted financieramente inteligente...?

Rubén Chacón y Sergio Fernández

¡Oiga, usted! Sí, usted... ¿Le gustaría ser rico? ¿Menuda pregunta, verdad? Hemos de entender que, al menos, lo pretende. ¿No es así...? En tal caso le plantearemos otra cuestión: ¿Qué entiende usted por ser rico? Despreocúpese, no se trata de una pregunta trampa. Simplemente queremos que se plantee si desea ser rico y en qué consiste...

Los hay, incluso, que confunden a los millonarios con los ricos. ¿Cómo...? ¿Pero acaso no son lo mismo? Pues no señor. ¿Ve lo que le digo? En lo que a riqueza se refiere existe mucha confusión. En gran medida es fruto de que, al menos, en esta España nuestra, hablar de dinero se considera de muy mala educación: ¡es un tema tabú! Pero la realidad es que todo gira alrededor de él y constantemente canjeamos nuestro tiempo por dinero. 

¿A cuánto te vendes...?

Tiempo por dinero... Tiempo por dinero. La clave es el tiempo. En el mundo hay de todo, de sobra y para repetir si se desea. Pero el único recurso que se nos escapa inexorablemente entre los dedos (y del cual no se puede volver a disfrutar) es nuestro tiempo, nuestra energía vital. Y ser rico lo tiene todo que ver con el tiempo, ¿sabe usted? Pero si hay alguien que lo sabe y que, además, lo comparte en conferencias como las que imparte en el Máster de Emprendedores, ese es Vicens Castellano.Los lectores de Finanzas.com podrán beneficiarse de hasta un 21% de descuento sobre el precio de la matrícula. Para ello, deberán utilizar la clave @Finanzas en las inscripciones a través de la web www.masterdeemprendedores.com o en el teléfono 668 880 845.

"¿Cuánto ganas al mes? ¿Cuánto a la semana? ¿Cuánto a la hora...? ¿Crees que esta cantidad refleja la realidad de a cuánto vendes tu energía vital? -pregunta empleando un tono que nos atrapa y lacera al mismo tiempo-. ¡No: tú te vendes mucho más barato aún...! -continúa inmisericorde-. Desplazamientos, horas de comida, gastos de transporte, vestuario... ¿De verdad crees que si fueras financieramente independiente invertirías ese tiempo, dinero y esfuerzo de la misma manera...?".

A los que sólo le conocen por su faceta de presentador del famoso programa de Cuatro Ajuste de Cuentas (hace un lustro ya de esto), hay que advertirles que Vicens no sólo es experto en inversiones en mercados financieros, Inteligencia Financiera y Desarrollo Personal, sino que, el Sr. Castellano es también rico. ¡Así da gusto! Por fin alguien que predica con el ejemplo...

El Cuadrante del Flujo del Dinero

Aunque este es el título de una de las obras más importantes y recomendables de Robert Kiyosaki, para Vicens Castellano es como si fuese la Biblia. Leyéndolo aprendió que independientemente de cuál sea la casilla en la que nos encontremos actualmente (empleado, autoempleado o empresario) en este juego de las finanzas (que bien podría llamarse CashFlow) sólo se puede ganar si nos movemos hacia el cuarto cuadrante: el del inversor.

A sus alumnos del Máster de Emprendedores les aconseja que, una vez que descubran este cuadrante de la vida, se especialicen en una de las cuatro familias de inversión existentes:

1. Papel: Compra y venta de acciones, futuros, opciones, bonos del tesoro, fondos de inversión...
2. Ladrillo: Compra, venta y alquiler de locales, naves, terrenos, plazas de garaje, pisos...
3. Negocios: Compra, venta y gestión de sistemas auto regulados, propios o de terceros (franquicias, start ups, empresas...)
4. Ideas: Creación y comercialización de propiedad intelectual como inventos, juegos, libros...

El mapa de la riqueza

Pero es que, además de ser rico (o precisamente por eso), Vicens Castellano es muy cuco, porque en este caso él no se aplica el cuento. Y como él mismo reconoce, la fuente de su riqueza mana simultáneamente de las cuatro familias de inversión. "Es cierto: tengo propiedades, invierto en la Bolsa, participo en algunos negocios, como La Escuela de Inversión, junto a mi socio Juan Haro, también profesor del Máster de Emprendedores, y soy autor de obras como Estrategias de eficacia emocional o Ajuste de cuentas (libro homónimo del programa de TV)... Sólo me falta crear un juego como Sorprendedores", bromea.

No obstante, si Vicens Castellano es rico, esto se debe en primer lugar y sobre todas las cosas a que tiene un mapa. "Si no tenéis claro qué es lo que queréis, para qué lucháis, seguramente seréis un medio para alguien que sí sabe lo que quiere -les explica a sus alumnos del Máster de Emprendedores-. Mirad, hay muchas creencias del tipo: Deseo las cosas y se aparecen en mi vida.... A mí me suele funcionar más desear las cosas, trazar un plan, actuar en consecuencia y conseguir lo que busco... Soy más de esta escuela".

Y es que si Vicens, y los que como él son ricos, lo deseasen, el máximo esfuerzo que tendrían que hacer para mantener su nivel de vida durante el resto de sus días es el de apoyar su copa de daiquiri en el reposabrazos de la tumbona de su club de campo. Y, ¿sabe usted por qué esto es así...? Porque Vicens, y los que como él son ricos, tienen desde hace mucho tiempo su dinero trabajando para ellos de manera que los ingresos que les generan sus activos no sólo cubren los gastos correspondientes al nivel de vida que han elegido, sino que, además, les sobra un poquito para volver a invertir en más activos que generan aún más ingresos.

La meta de este juego

¿A que ya le va viendo el color al asunto...? Sí, pues ahora hágase esta otra pregunta: ¿Durante cuánto tiempo podría usted mantener su estilo de vida sin pegar un palo al agua? ¿Un mes..., un trimestre..., un año? He aquí la clave de por qué la riqueza se computa en términos de tiempo. Vicens Castellano, y el resto de los que como él son ricos, no necesitan canjear tiempo ni energía vital a cambio de mantener su estilo de vida durante el resto de sus días.

"Todos podemos tener dinero trabajando para nosotros en muy poco tiempo -afirma Castellano-. Esto no quiere decir que todos podamos ser ipso facto independientes desde el punto de vista financiero, sino que todos podemos aquí y ahora arrancar el proceso que nos lleva a poder conseguir la libertad económica para tener la opción de invertir nuestro tiempo en aquello que realmente deseemos. De corazón pienso que todo el mundo debería evaluar esta posibilidad sinceramente".

¿Si alguien le garantizase que podría llegar a ser financieramente independiente..., lo querría? ¿Si alguien, mirándole a los ojos, le asegurase que es posible, para usted sería lo suficientemente interesante como para intentarlo...? Vicens Castellano afirma que es posible. Sólo nos propone un requisito: darle prioridad. "Las claves que yo comparto en mis talleres son como las piezas de un puzle -nos revela-. El que las recibe puede limitarse a coleccionarlas o comprometerse en el tiempo para ordenarlas sirviéndose del modelo de la tapa de la caja".

La Carrera de la Rata

Y es que, financieramente hablando, la vida de muchas personas (el grueso de la clase media) es como la del hámster que realiza un denodado esfuerzo por correr, correr y seguir corriendo durante un largo tiempo sobre una rueda giratoria y que, al pararse y bajarse se percatan de que continúan en el mismo lugar año, tras año, tras año... Desde el punto de vista financiero no prosperan. Entonces a más de uno (y a más de dos), le asaltan preguntas del tipo: ¿Es realmente necesario que esto siga así...? Si la respuesta es no, lo que usted necesita es aprender a invertir para que sea su dinero el que empiece a trabajar por usted...

Si muy bien, pero ¿qué significa invertir...? "Pues en primer lugar que tengo que tener dinero, porque si no voy a invertir poco -nos dice Castellano emulando a Perogrullo-. Segundo, que el dinero por sí solo no me sirve de nada, porque si no tengo el conocimiento lo voy a perder. Y, tercero, y quizá lo más importante: tener la cabeza bien amueblada, porque sino lo más probable es que por mucho dinero que consiga...", nos dice señalando con el pulgar hacia abajo.

"Mucha gente, incluso la mayor parte de mis alumnos del Máster de Emprendedores, piensa que sus problemas financieros se solucionarían si ganasen más dinero... ¡Pero esto es mentira! -nos asevera Castellano exaltado-. Gana más, gana más, gana más... ¡No, no, no! El secreto tiene que ver con la administración. Esto es lo que marca la diferencia. -Y ¡por fin lo suelta!- Las 4 claves del éxito financiero: reducir gastos, aumentar ingresos, saldar tus deudas e invertir el excedente a interés compuesto. Si haces esto conseguirás salir de La Carera de la Rata. Este es el mapa...".

El ciudadano común piensa que los problemas de dinero se solucionan con dinero y sin embargo está más que demostrado que esto no sucede así. Los problemas de dinero no se solucionan con dienro; se solucionan con ideas nuevas. Cualquier cambio en el mundo material, tiene origen en el mundo inmaterial. Por tanto, si queremos mejorar nuesta economía sólo nos queda una opción que es mejorar nuestras forma de pensar.

Los reyes son los padres

Pero Vicens, si esto es así de sencillo como tú lo planteas... ¿Cómo es que no hay más gente rica en el mundo? Castellano se desinfla, agita la cabeza y con la vista clavada en el suelo murmura: "Pues porque si crees que el dinero es algo sucio, menor y poco importante no harás el tipo de acción masiva y sostenida en el tiempo que tienes que hacer para cambiar tu realidad".

Nuestra cara debe ser un poema, porque el experto en inversiones vuelve a la carga: "Tanto en el Máster de Emprendedores, como el resto de talleres que imparto, siempre cuento con la presencia de unos enemigos que nunca fallan -y tras una pausa dramática añade-: las creencias limitantes de mis alumnos son, de lejos, el principal factor que les impide tener éxito en el plano financiero. Cuestionarlas y cambiarlas es su responsabilidad. Yo no puedo hacerlo por ellos. Mis talleres, con todo su contenido teórico y práctico, no sirven de nada si lo que mis alumnos aprenden en él no lo llevan al plano emocional, modificando sus creencias limitantes".

La analogía que nos plantea a continuación es un puntito cruda pero muy reveladora. Vincens nos propone regresar a nuestra infancia, a aquel momento en que una determinada Nochebuena o en Reyes, por accidente o por curiosidad, descubrimos a nuestros padres escondiendo los juguetes bajo el árbol. "¡Se nos desmonta el mito! Y sufrimos... Pero a la par que abandonamos una creencia ficticia, alcanzamos una nueva madurez y, con ella, una serie de aprendizajes derivados: si esto que me han dicho que es verdad no lo es, quizá otras cosas tampoco lo sean...", concluye con tono misterioso. 


Tres libros para desarrollar su inteligencia financiera:

1. El código del dinero. Raimón Samsó.

En el futuro, si todo marcha como esperamos, este libro o sus contenidos serán materia de estudio en los colegios. Mientras tanto, es imprescindible leerlo porque lo que se dice no tiene desperdicio. Me gusta porque explica la foto grande sobre cómo la globalización ha cambiado la forma en la que funcionaba el mundo y sobre las oportunidades y cambios que ésta genera para todos.
Pero también me gusta porque explica la foto pequeña sobre qué hacer exactamente para conseguir que un proyecto emprendedor despegue. Un libro escrito desde el amor y la cordura. Uno de mis libros favoritos para emprendedores que, le garantizo, no le dejará indiferente.

2. Piense y hágase rico. Napoleon Hill.

Un clásico lleno de sentido común. Más que un libro sobre dinero, se podría decir que es un texto sobre abundancia, espiritual y material. Uno de esos libros por los que hay que recalar al menos una vez en la vida.

3. Los secretos de la mente millonaria. T. Harv Eker.

Soy un firme defensor de los libros que hablan sobre cómo mejorar nuestra relación con el dinero. Aunque lo soy más aún de la idea de que el dinero tiene que ser la consecuencia natural de aportar valor a otras personas y no un fin en si mismo. Este libro habla sobre lo primero. Algunas personas leen este u otros libros y, desde mi punto de vista, no acaban de comprender lo segundo. Este texto sirve para interiorizar la idea de que nuestras creencias sobre el dinero pueden estar determinando cómo es nuestra vida económica. Con el imprescindible ojo crítico, contiene el potencial de mejorar sus resultados económicos. Si le gusta, es posible que también disfrute de El hombre más rico de Babilonia.

El marco de lo que es posible

Si es usted de los que desea que se produzca en su vida un punto de inflexión, está de enhorabuena: según el profesor Castellano ¡ya ha recorrido la mitad del camino! Pero, cuéntanos Vicens: ¿en qué consisten todas esas creencias limitantes de las que nos hablas? "Las creencias limitantes configuran el marco de lo que cada uno de nosotros considera posible -responde-. Cuando gane tanto..., me pondré a ahorrar, se dicen unos; otros sencillamente no asocian que invertir vaya con ellos..., ¡e incluso creen no merecerse este tipo de éxito o piensan que no sea posible para ellos!".

Según Vicens, la clave radica en retener parte de lo generado (con un 10% de sus ingresos anuales sería suficiente) y ponerlo a trabajar. "La gente tiene que entender que basta con lo que ya está ganando, aunque sean 600 euros mensuales". Si usted adquiere el hábito de "pagarse a sí mismo un 10% de lo que gana" ese dinero lo va a poner a trabajar a favor de su mejor interés. "La mayoría de la gente lo hace al revés -nos explica Castellano-: primero paga a todos y con lo que le queda se toma unas cañas o va al cine... Ese camino no lleva a ningún sitio".

Paralelamente a su situación profesional, empresarial o intelectual, el profesor Castellano insiste en que cualquier persona puede explorar su cuadrante inversor: el único que tiene el poder de conseguir que su dinero trabaje para usted. "Y esto está al alcance de cualquiera que sepa hacer la O con un canuto", afirma rotundo. Mensaje captado Vicens. Pero, antes de marcharnos, ¿nos podrías recomendar cuándo será un buen momento para invertir? Vicens sonríe y nos responde: "Como dice el proverbio chino: El mejor momento para plantar un árbol fue hace 10 años; el segundo mejor momento para hacerlo es ¡ahora!".

CLAVES PRÁCTICAS PARA CULTIVAR NUESTRA INTELIGENCIA FINANCIERA

1. Calcule su rendimiento por hora. Calcule lo que gana en términos netos cada año y réstele todo lo que gasta en relación a su actividad profesional: comidas fuera de casa, cafés, gasolina, amortización del vehículo o gastos en transporte. El restultado son los ingresos netos de los que dispone cada año.Después, por otra parte, si está dispuesto a experimentar emociones fuertes, calcule el número de horas que trabaja y súmele horas de formación relacionadas con su profesión así como horas de transporte. Divida la primera cifra entre la segunda y obtendrá su rendimiento neto por hora. Simplemente sientese y reflexione sobre el resultado.

2. Reflexione sobre tus creencias. Escriba en una hoja todo lo que ha escuchado en su familia o grupos de amigos al respecto del dinero, los ricos, la abundancia o la escasez o sobre el éxito. Después vuelva a leerlas y pregúntese hasta qué punto está de acuerdo con ellas. Todas las células de su cuerpo cambian cada siete años, ¿podría decir lo mismo de sus creencias?

3. ¿Cómo reparto el dinero que gano? Si quiere que la marche bien económicamente, lo primero que necesita es aplicar cierta disciplina a sus decisiones económicas. Acostúmbrese a ahorrar el 10% de sus ingresos, independientemente de cuánto gane. El hábito es previo a la riqueza. Acostúmbrese también a invertir el 10% de sus ingresos así como a invertir en formación otro 10% ya que la riqueza se crea en la mente parece importante invertir en uno mismo. Otro 10% resérveselo para lujos y para disfrutar de algunos caprichos; no todo va a ser disciplina. Porúltimo reserve otro 10% para colaborar en cualquier proyecto que le ayude a dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontró.

Sergio Fernández y Rubén Chacón están a tu disposición para ayudarte en el Máster de Emprendedores, un programa con las claves prácticas para alcanzar el éxito en tu proyecto. Los lectores de Finanzas.com podrán beneficiarse de hasta un 21% de descuento sobre el precio de la matrícula. Para ello, deberán utilizar la clave @Finanzas en las inscripciones a través de la web www.masterdeemprendedores.com o en el teléfono 668 880 845.

publicidad
publicidad
publicidad