Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas personales

¿Quedan todavía productos que compensen la subida del IRPF?

En 2012 el Gobierno aprobó una subida del IRPF progresivo, que iba desde el 0,75% para las rentas más bajas hasta el 7%, de media, pero hay formas para no perder los 20 euros al mes

En febrero de 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy aprobó una subida temporal del IRPF para los contribuyentes como consecuencia del desvío del objetivo del déficit. El incremento impositivo iba desde el 0,75% para rentas inferiores a 17.705 euros hasta 7% para más de 300.000 euros. Asimismo, las rentas del ahorro se gravaron con 25% para el tramo comprendido entre 6.000 euros y 24.000 euros y un 27% para las de más de 24.000 euros.

La estrategia para 2013 no difiere mucho de la del año anterior, salvo con la salvedad de que durante el año pasado era fácil encontrar depósitos del 4% a doce meses, incluso al 4,50%, pero con la limitación de los extratipos por parte del Banco de España nuestro margen de maniobra ha reducido casi al mínimo.

Si nuestro perfil es conservador y tenemos ahorros la mejor opción es optar por un depósito con alta rentabilidad y cuyo plazo sea superior a 12 meses, para evitar la doble subida: la del IRPF y la del ahorro. En ese sentido destacan los depósitos del Banco de Espirito Santo (BES) a 12 meses, con una rentabilidad del 3,50%, y a 36 meses, con una remuneración del 3,91% y para inversiones mínimas de 25.000 euros.

Coinc, una idea de Bankinter, también ofrece un 3% a 12 meses, para un mínimo de 10 euros, mientras que Banco Gallego solo pide una inversión de 3.000 para remunerar al 3%.

En cuanto a las cuentas de ahorro, el margen se ha reducido al mínimo. Destaca la Cuenta Nómina de Bankinter, que remunera al 5% el primer año, y la Cuenta Premier de Lloyds Banco, con una rentabilidad del 3%, aunque tiene comisión de administración.

Otra opción es apostar por realizar aportaciones en planes de pensiones, ya que no ha habido cambios en las deducciones fiscales de estos productos. Así, según un estudio realizado por Deutsche Bank, un inversor de 40 años, con ingresos brutos anuales de 50.000 euros, dejaría de ingresar 757,29 euros, debido al incremento del IRPF. Para compensar esta situación en la declaración de la renta, la aportación anual necesaria sería de 1.893 euros.

Además, el capital acumulado a los 65 años, sin contar los intereses, sería de 79.375 euros.

Si el inversor ingresa 75.000 euros anuales, con el nuevo IRPF pagará de más 1.672,33 euros. Con lo cual, para compensar el incremento sería necesario realizar una aportación anual de 

3.558 euros para recuperar la diferencia. Sin contar con la ventaja de que el capital acumulado a la edad de jubilación ascendería a 149.190 euros.

Otra posibilidad son los fondos de inversión, productos más complejos, pero cuya rentabilidad es superior a la de los depósitos, ya que ronda un 3,5%. Por ejemplo, el Unnim Garantizado 9, F.I ofrece un 3,65% a 3 años y el Bankinter RF Titanio 2017 Garantizado FI ofrece un 3,22% a 4 años y medio. Además, tanto el capital y el interés están garantizados por el emisor. El hecho de que estos productos sean a largo plazo, entre tres y cinco años, también protege al inversor de la subida del IRPF de este año y del siguiente, si finalmente el Gobierno decidiera prolongarla.

En cuanto a las inversiones en bolsa, la mejor opción es materializar las minusvalías para compensarlas en el IRPF y dejar las ventas que generan plusvalías cuando los tipos impositivos vuelvan a bajar.

publicidad
publicidad
publicidad