19 de Noviembre, 04:12 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

El Gobierno devuelve a las comunidades el poder de regular las lenguas cooficiales en el aula

J. G. Stegmann

El Gobierno ya ha preparado el documento de propuesta para la modificación de la actual ley educativa, la Lomce, más conocida como «Ley Wert» cuya intención es eliminar «los aspectos más lesivos» de la misma, tal como señala el documento al que ha accedido ABC y como señaló la ministra de Educación, Isabel Celaá en varias ocasiones.

La nueva ley será en realidad una reforma de la actual LOE, «con los cambios que realizaron sobre su texto original de 2006 primero la LES y después la Lomce, haciendo nuevas aportaciones», señala el documento «Propuestas para la modificación de la Ley Orgánica de Educación».

Entre los aspectos a modificar de la Lomce se incluyen los «itinerarios» educativos asegurando que cualquier opción en la educación obligatoria conduzca a idéntica titulación. A juicio del Gobierno, «la segregación temprana, que da lugar a distintas titulaciones, favorece que muchos alumnos con dificultades no cursen bachillerato, y por tanto tampoco FP de Grado Superior e incide en la brecha social».

También Educación propone establecer un plan de repetición individualizado para aquellos alumnos que, excepcionalmente, precisen de esta medida.

En el capítulo relativo a la Enseñanza y su ordenación, Educación plantea eliminar la jerarquía de materias en Primaria y Secundaria Obligatoria así como organizar de nuevo la Educación Primaria en tres ciclos de dos años cada uno, con efectos en la evaluación del alumnado. Como ya se había anunciado hace tiempo, se eliman las reválidas (actualmente suspendidas) de Educación Primaria, Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

Además, las evaluaciones finales de sexto de Educación Primaria y cuarto de Secundaria Obligatoria se convertirán en «evaluaciones muestrales y plurianuales».

En cuanto a Religión, al que el documento le dedica todo un apartado, se organizará de manera que «no exista la obligación de cursar una materia alternativa por quienes no soliciten dicha enseñanza». Además, se evitará que la calificación que pudiera obtenerse en esta materia se tenga en cuenta en el cálculo de la media en los procesos de acceso a la Universidad.

La nueva ley pretende darle más autonomía a los centros para mejorar sus resultados y para ello quieren «reequilibrar las competencias del Consejo Escolar y de los directores de los centros públicos y concertados, aumentando la participación de aquel en las decisiones y el control del funcionamiento de los centros».

En cuanto a la educación concertada, tal como anunció Celaá en la comisión de Educación en el Congreso, se eliminan las referencias a la demanda social y se «refuerza el principio de no discriminación por género en el régimen de conciertos».

El texto critica que la Lomce da lugar a una mayor regulación estatal en las etapas obligatorias que las que otorgaban la Logse y la LOE al establecer un 55 por ciento de las competencias estatales en el caso de las comunidades con lengua cooficial y un 65 a las demás.

Ahora, se propone retomar la distribución de competencias entre el Estado y las comunidades para la determinación del currículo de las materias, asignando el 55-65 por ciento al Estado en todas las etapas.

También suprime la regulación del uso de la lengua cooficial y de la escolarización asociada a ella «dejando que su regulación corresponda a las comunidades en las que hay lengua cooficial».

Más información
publicidad
publicidad