22 de Marzo, 05:44 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

El Hércules Farnese, «herido» por la imprudencia de las obras de la futura Galería de Canalejas

Jesús García Calero

Ni el fornido Hércules, esa figura de fuerza mítica, ha podido resisir las vibraciones desatadas por las obras que se suceden en el arranque de la calle de Alcalá. Quienes promueven las obras y deben vigilarlas evidentemente no han calculado como debían el impacto de una reforma como esta a pocos metros de uno de los cinco museos más importantes de España.

La escultura, copia de yeso del original aparecido en Roma en 1546, mide 3,18 metros y pesa 1.200 kilos. Fue encargada por Velázquez y llegó a España en 1653
La escultura, copia de yeso del original aparecido en Roma en 1546, mide 3,18 metros y pesa 1.200 kilos. Fue encargada por Velázquez y llegó a España en 1653 - ABC

A la escultura del Hércules Farnese, que lleva 345 años sobre el mismo pedestal sin registrar problemas, acaban de salirle varias grietas de considerable tamaño, como ha podido comprobar ABC. Un daño que ahora los conservadores de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF) tienen que valorar. Y no ha sido el único destrozo, según pudo confirmar ayer este diario con el personal de la Academia.

Maquinaria pesada

Toca esclarecer si los informes de impacto de las obras al menos tuvieron en cuenta que la RABASF estaba ahí, en Alcalá 13, antes de utilizar maquinaria pesada para abrir zanjas en las aceras. Se da la circunstancia de que en estos momentos hay dos obras en ese entorno. Por un lado las obras de la futura «Galería de Canalejas» y por otro las obras en el entorno del Ministerio de Hacienda. En la acera de los impares de Alcalá se están abriendo zanjas y agujeros con martillos neumáticos pesados que han producido enormes vibraciones en la zona. Tienen capacidad para entre 800 y 2.000 golpes por minuto.

Los trabajadores de la RABASF sintieron que algo estaba mal. Tras detectar las grietas en los últimos días, los conservadores han colocado testigos en el Hércules Farnese para comprobar si los daños van a más. Ayer fue informado el director, Fernando Terán. Según fuentes de la institución, ha habido quejas por lo que estaba sucediendo a los responsables de las obras, pero nadie ha tenido el sentido común de detener las zanjas y escuchar a la Academia sobre lo que estaba pasando.

El martillo neumático montado en excavadora que percute estos días en la acera de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
El martillo neumático montado en excavadora que percute estos días en la acera de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando - ABC

Cortocircuito

Por si esto fuera poco, a medida que la máquina taladradora se acercaba a la puerta muchos otros daños se han registrado. La casa retumbaba cuando la percusión del suelo resultaba más violenta. Ha caído una lámpara en una de las salas del piso superior, producienco un pequeño cortocircuito. Hablar de chispas eléctricas en uno de los museos españoles que guarda obras de valor de primer nivel, resulta escalofriante.

Una escultura única

Además, no se trata de una escultura cualquiera. Es un vaciado en yeso, copia del Hércules Farnese que apareció en 1546 en las Termas de Caracalla, obra de Glykon, artista de origen griego que trabajó en Italia en el siglo III d. C. y que debió copiarla de un original griego de bronce mucho más antiguo. La aparición de esta escultura que hoy se conserva en el Museo Arqueológico de Nápoles causó sensación. Fue hallada sin piernas y se encargó al escultor Guillermo della Porta (1500-1577) que le esulpiese unas.

Diego Velázquez encargó el vaciado en Roma durante su segundo viaje, en 1650, para que Carlos IV pudiera admirar uno de los más importantes hallazgos arqueológicos de la época. El pintor sevillano pagó 180 escudos al artista Juan de Córdoba por la copia, que es hoy el único vestigio del Hércules con las piernas de Della Porta, puesto que en el siglo XVIII aparecieron las piernas originales en las Termas y le fueron colocadas a la estatua. Son las que hoy luce en Nápoles.

La monumental escultura llegó al puerto de Alicante en 1563, viajó a Madrid y se instaló en la Galería del Cierzo del antiguo Alcázar, donde estuvo hasta 1734, año del funesto incendio del antiguo palacio de los Austrias. En 1752 se traslada a la Casa de la Panadería, primera sede de la RABASF, hasta que se traslada a su ubicación actual, en 1773. Ahí lleva desde entonces. Además, el diseño del pedestal y de la disposición del Hércules y la Flora, en la entrada de la Academia fue diseñado, junto con la fachada neoclásica del edificio, por el hermano de Juan de Villanueva, Diego.

El Hércules Farnese ha registrado grietas en la base de la roca en que apoya la piel de león de Namea, debido a las vibraciones de las obras y las zanjas
El Hércules Farnese ha registrado grietas en la base de la roca en que apoya la piel de león de Namea, debido a las vibraciones de las obras y las zanjas - ABC
Más información
publicidad
publicidad