15 de Diciembre, 01:57 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

inversión

La fiebre del oro de los ahorradores alemanes se dispara

Rosalía Sánchez

Los ahorradores buscan seguridad y los ahorradores alemanes creen encontrarla en su jardín. Un encuesta de Emnid para Deutsche Börse Commodities señala que uno de cada diez alemanes de 25 años considera como la forma más segura de preservar sus ahorros «enterrar lingotes de oro en su jardín». Tampoco desestiman gavetas, armarios o cofres de joyería, donde el 8% está dispuesto a guardar su oro. Es cierto que más de la mitad de los encuestados admiten que recurrirían a depósitos como fondos de oro o valores respaldados por metales preciosos como Xetra Gold de Deutsche Börse, que actualmente gestiona 181 toneladas, 7 más que en enero de este año y con el mayor aumento de Europa, pero también crece el número de alemanes de prefiere tener cerca su reserva, «poder verla y tocarla», como afirma Lena, una jubilada berlinesa que guarda en un cajón de la cocina cuatro lingotes de 250 y 500 gramos, «en el banco los intereses son muy bajos y con DonaldTrump y Putin haciendo de las suyas, nunca se sabe qué puede pasar».

Lena, como muchos otros alemanes, sacó del banco dinero el año pasado para invertirlo en estas barras del metal precioso porque «los intereses en el banco eran muy bajos, ridículos, y la amenaza de otra crisis financiera sigue ahí, pero esta vez no quiero que jueguen más con mis ahorros». Tomó la decisión después de saber que el Bundesbank estaba repatriando sus reservas de oro, almacenadas en EE.UU. desde el final de la II Guerra Mundial, y enfadada por la política monetaria del BCE. Y no es la única. El año pasado los alemanes compraron una cifra récord de 187,6 toneladas de oro (110,8 en lingotes y monedas y 76,8 en títulos), según los datos del World Gold Council.

En compras per capita, Alemania se sitúa ya por delante de potencias tradicionales como China e India gracias a la proliferación de plataformas online para negociar con el producto y aun tratamiento fiscal bastante favorable. Los problemas por los que ha pasado en euro han recordado a muchos alemanes que en los últimos cien años han utilizado un total de ocho monedas diferentes y han vuelto la mirada de los ahorradores a un valor que perciben como más seguro.

Según el comerciante de oro Heraeus, las tenencias alemanas de oro en fondos específicos han aumentado otro 2,2% en el primer semestre de 2018, unas 1,7 millones de onzas, a pesar de lo cual el precio está sufriendo presiones a la baja debido a que el dólar recobra fuerza con las medidas proteccionistas de Donald Trump, lo que demuestra que más que un fenómeno económico se trata de un asunto sociológico que afecta a todos los perfiles encuestados y que forma parte de una cultura del ahorro. Alemania posee las segundas reservas estatales de oro del mundo, después de Estados Unidos, con 3.378 toneladas o 270.000 lingotes de 12 kilogramos de peso cada uno.

«El 40% de nuestros clientes son mujeres y el 25% tiene menos de 40 años», describe un portavoz de Degussa Goldhandel, con diez establecimientos de comercio de oro en Alemania y unos 250.000 clientes, «pero hay también muchos estudiantes, muchos jubilados y profesionales que desean ahorrar a largo plazo». Esta empresa considera que trabaja en el sector actualmente más seguro de la economía porque «somos inmunes a las falsificaciones, a la incertidumbre política o monetaria, incluso a la transición tecnológica» y la historia de Alemania parece haberle dado en varias ocasiones la razón. «Alemania se ha venido abajo en repetidas ocasiones e incluso allí donde no quedó piedra sobre piedra el oro siguió manteniendo su valor», explica Lena la seguridad de su inversión?.

«Para mí la mayor ventaja de invertir en oro es que no pago IVA», añade el nieto de Lena, un estudiante de Informática que sigue los pasos de su abuela, «también me convenció el hecho de que ningún gobierno tenga hasta la fecha poder para devaluarlo, sino que responde solamente a los criterios de mercado, mucho más fiables que los políticos, y que su liquidez es inmediata, sin importar el país en el que te encuentres en ese momento y prescindiendo de los intermediarios, siempre hay alguien interesado en comprar oro». «Además no necesitas ser rico para invertir en oro, pueden comprar desde 50 euros y sin límite, por lo que un estudiante como yo puede también invertir», sigue, «para gente de mi edad es imposible contar con una pensión de jubilación como la que tuvieron nuestros padres, así que de esta manera nos podemos ir preparando».

La incertidumbre y el cambio de patrones geopolíticos vigentes durante el último medio siglo parecen estar también detrás de esta nueva fiebre del oro. Los mayores picos en las compras de oro al por menor en Alemania coincidieron con la crisis financiera de 2008, pero el año pasado siguieron registrándose puntos álgidos, en coincidencia con el Brexit y la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. En la era de la realidad virtual, poder palpar con las propias manos una inversión resulta un valor añadido para los ahorradores alemanes.

Incluso el Bundesbank, ha organizado una exposición para demostrar que su oro es real, después de repatriar 674 toneladas a suelo alemán en un proyecto que debía concluir en 2020 y que aceleró para concluirlo en 2017. Además de permitir a cualquier visitante contemplar lingotes y monedas, ha publicado el libro «el oro de los alemanes», de Carl-Ludwig Thiele, miembro del banco central alemán y responsable de supervisar la autenticidad, pureza y peso de la reserva. «El objetivo es demostrar a los alemanes que su oro se almacena y administra bajo los más altos estándares», dice Thiele, «y que eso seguirá siendo así en el futuro».

Más información
publicidad
publicidad