19 de Agosto, 21:00 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Gas Natural Fenosa critica la reforma de Energía sobre centrales nucleares

Javier González Navarro

El hasta ayer consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, ha criticado hoy que la reforma que prepara el Ministerio de Energía para que sean las compañías eléctricas propietarias de las centrales nucleares quienes asuman los costes de su desmantelamiento cuando cierren.

«No es razonable» porque supone «un cambio de las reglas de juego en el sector», ha declarado durante la presentación de los resultados de la compañía correspondientes al ejercicio pasado.

Villaseca, que ayer fue sustituido como primer ejecutivo de este grupo por Francisco Reynés, ha explicado también sobre las centrales de carbón que las compañías se enfrentan al problema que supone los costes que tendrán que hacer frente por las inversiones en desnitrificación y desulfurización en esas plantas que obliga la legislación comunitaria. «Es necesario que haya seguridad jurídica durante al menos diez años en los que no vaya a haber cambios regulatorios o medidas medioambientales desde la UE o el Gobierno que hagan que esas inversiones no sean rentables».

Al comienzo del acto tomó la palabra el recién nombrado presidente de Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés, que ha sustituido a Isidro Fainé. «Vuelvo con ilusión para emprender una nueva etapa, con una transformación razonable y dándole un estilo personal», dijo. E insistió varias veces en pedir «un poco de paciencia y de crédito», pues «acabo de aterrizar».

La única cuestión sobre la que opinó fue sobre la decisión de consejo de administración de Gas Natural Fenosa de que, a partir de ahora, haya un solo cargo ejecutivo, el del presidente, por lo que desaparece la figura del consejero delegado. «De las dos opciones posibles, es la que ha elegido el consejo», subrayó.

El negocio eléctrico en España, pésimo

Asímismo, dijo que a finales del primer semestre presentarán la actualización del plan estratégico 2016-2020, que coincidirá con la junta de accionistas, la cual, se celebrará por primera vez en Madrid después de haber trasladado la sede de Barcelona a la capital de España por el conflicto político en Cataluña.

En cuanto a los resultados del grupo, que en 2017 ganó 1.360 millones de euros, un 1% más que en 2016, Villaseca se mostró «satisfecho» de los mismos «en un año dificilísimo». El principal problema, según Villaseca, fue el pésimo comportamiento del negocio eléctrico en España, ya que «no pudimos trasladar a los clientes el incremento de los costes de la generación eléctrica, a lo que se sumó el hecho de que varias compañías competidoras decidieron aguantar los precios durante los primeros diez meses del año».

Por último, afirmó que su salida de la compañía «es un cambio razonable» después de 13 años como consejero delegado. «Me voy satisfecho y orgulloso», concluyó.

Más información
publicidad
publicidad