19 de Agosto, 21:02 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

consumo

El «cajón de sastre» que es la factura de la luz impide una mayor rebaja

Javier González Navarro

El precio medio de la electricidad en el mercado mayorista ha bajado en enero un 30% respecto al del mismo mes del año pasado, cuando alcanzó niveles históricos. Sin embargo, las tarifas por horas de la luz que se aplican a los consumidores domésticos solo han caído un 16,6%. Esta diferencia responde a que en la factura de la luz, solo el 40% es el consumo de energía y el resto son impuestos y otros costes regulados. Por lo tanto, el descenso del 30% de los precios de la electricidad en el mercado mayorista (donde la compañías compran y venden la energía) únicamente repercute en ese 40% de la factura. Lógicamente, cuando los precios de la electricidad se disparan, sucede lo contrario y las tarifas no suben con la misma fuerza.

El recibo de la luz en nuestro país es un auténtico «cajón de sastre», en el que la energía consumida supone aproximadamente el 40% del total, otro porcentaje similar son los peajes o costes regulados por el Gobierno (subvenciones a las renovables, distribución, transporte, compensación a las extrapeninsulares, amortización del déficit de tarifa y bono social) y un 20% son los impuestos. Además del IVA (21%), el recibo incluye un impuesto especial sobre la electricidad que es el 5,11% de la facturación.

Mientras los peajes han vuelto a ser «congelados» por el Ejecutivo en 2018 por quinto año consecutivo, cabe destacar que la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) «considera necesario» de cara al siguiente periodo regulatorio que comenzará en 2020, revisar a la baja la tasa de retribución financiera de la distribución de energía eléctrica «mediante una metodología que la adecue al coste de los recursos propios y ajenos de las distribuidoras, que han evolucionado a la baja durante el actual periodo regulatorio».

Esta actividad representa aproximadamente el 30% de los costes regulados del sistema eléctrico que se incluyen en la factura de la luz. El total de la retribución a las distribuidoras eléctricas, incluidas las de menos de 100.000 clientes, ascendió en 2016 a 5.195 millones de euros. De esta cantidad, el 39% correspondió a Endesa, el 32% a Iberdrola, el 14% a Unión Fenosa, el 4% a Hidrocantábrico y el 3% a Viesgo.

En cuanto al mercado mayorista de electricidad hay que apuntar que el precio medio de enero ha sido de 50 euros el megavatio hora (MWh), frente a los 71,5 euros del mismo mes de 2017. El precio medio más bajo se registró el 1 de enero, con 7,64 euros; y el más alto el día 8, con 65,11 euros. Incluso, un día antes alcanzó un precio máximo de 77,71 euros, según OMIE.

El precio medio de enero (50 euros MWh) es el más bajo de los tres últimos años. Hay que recordar que los 71,5 euros de media del mismo mes de 2017 fue el segundo más caro desde hace 20 años. Solo fue superado por los 73,13 euros de 2006.

En enero del año pasado, el día 25 registró el precio medio más alto, con 91,88 euros el MWh. Ese mismo día alcanzó un precio máximo de 101,99 euros.

Histórico enero de 2017

En ese mes coincidieron varias circunstancias adversas en el mercado mayorista español. Unas fueron propias, como la escasez de lluvias y de viento, lo que obligó a producir electricidad durante más horas con gas natural y carbón, que son las energías más caras (las más baratas son la hidráulica, eólica y nuclear).

El resto de causas fueron ajenas, como la paralización de una veintena de centrales nucleares en Francia, lo que ocasionó un fuerte aumento de la demanda de electricidad a nuestro país y el consiguiente incremento de los precios. También hubo un problema en el gasoducto que trae gas a España procedente de Argelia, por lo que algunas compañías tuvieron que comprar este combustible directamente en el mercado en un momento de fuerte demanda y altos precios (habían subido un 170% desde septiembre y el carbón otro 125%) por la ola de frío que asolaba Europa, según explicó el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal.

Afortunadamente, el presente mes de enero no ha sufrido esos problemas externos y, aunque también ha sido seco y con poco viento, los precios del gas y del carbón han estado notablemente más bajos que hace un año.

Aquellos espectaculares precios de la electricidad en el mercado mayorista de enero de 2017 se tradujeron en subidas de la tarifa por horas doméstica que tienen gran parte de los pequeños consumidores. En la tercera semana del mes se superaron los 0,16 euros el kilovatio hora (kWh). Sin embargo, en enero de este año tan solo un día la tarifa superó los 0,13 euros el kWh, según los datos de Selectra.

Más información
publicidad
publicidad