21 de Mayo, 15:07 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Banca

La CNMV multó a bancos y cajas con más de 45 millones durante la crisis por malas prácticas

Moncho Veloso

Las malas prácticas bancarias en la comercialización de productos financieros no pasaron desapercibidos para el supervisor de mercados. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) abrió entre 2011 y 2015 un total de 24 expedientes sancionadores a 16 grupos financieros que operan en España. Esos procedimientos terminaron en multas por 45,2 millones de euros.

Las entidades financieras sancionadas han sido el Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, el Popular, Bankinter, el Pastor, Novacaixagalicia, Caixa Catalunya, la CAM, Ceiss, BMN, Liberbank , Caja Laboral, Barclays y Deutsche Bank, así como algunas de sus filiales ?Popular Banca Privada, por ejemplo? y de las cajas que dieron origen a algunos de esos grupos, como Caja Madrid en el caso de Bankia, La Caixa en el de Caixabank y Cajastur en el de Liberbank. Además, el supervisor sancionó a los exdirectores generales de la CAM Roberto López Abad y María Dolores Amorós, ambos condenados a tres años de prisión por la Justicia debido al cobro de pensiones irregulares y por falsedad contable.

La CNMV, según el informe sobre su actuación durante la crisis que su presidente, Sebastián Albella, entregó la semana pasada a la comisión del Congreso de los Diputados que investiga ese periodo, detectó y sancionó un total de 49 infracciones cometidas por esas entidades, que se tradujeron en un total de 35 multas económicas. Las multas impuestas van desde los 50.000 euros de unas de las sanciones recibidas por Novacaixagalicia hasta los 10 millones de multa al Santander por la venta de sus conocidos como «Valores Santander». Ahora bien, la CNMV aclara en varios puntos que estas cifras no puede considerarse definitivas ya que muchos de estos expedientes puede ser revisadas por la vía contencioso administrativa.

Escándalo de las preferentes

La mayor parte de las conductas ilícitas sancionadas se refieren a la venta de productos financieros complejos como participaciones prefentes, deuda subordinada y otros instrumentos híbridos sin disponer de la información necesaria de los clientes ni evaluar si eran productos adecuados para ellos. Es decir, por vender a pequeños ahorradores inadecuados por su riesgos. En este sentido, el escándalo de las preferentes y la deuda surbordinada es el más sonado y concentra casi la mitad de la multas: 20 millones a 10 entidades por la comercialización irregular de 6.235 millones de euros en este tipo de productos.

En otros casos lo que los inspectores de la CNMV han detectado es la ausencia de una política de gestión de los conflictos de interés entre la entidad y los clientes. Por otro lado, en dos casos, los últimos sancionados, a mediados de 2016, el supervisor multó a dos bancos, el Popular y Caixabank, por el mal funcionamiento de sus servicios de atención al cliente.

Lee la información completa en abc.es

publicidad
publicidad