22 de Julio, 06:52 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Rabia en un tobogán navideño para niños en Madrid: «¡El golpe es tremendo!»

Aitor Santos Moya

Cuando los vecinos del barrio de Prosperidad, en Chamartín, se enteraron de la grata apertura de una feria navideña instalada en el Parque de Berlín, con pista de patinaje sobre hielo, un tobogán para lanzarse en trineos, una atracción de «jumping» o los clásicos caballitos para los más pequeños, nadie podía imaginar la pesadilla sufrida en la víspera de Nochevieja. Pasadas las siete de la tarde, la Policía Municipal se vio obligada a cerrar la rampa para trineos «ante la falta de seguridad evidente», según manifiestan a este diario varios testigos.

Pero no solo eso, también denuncian alarmantes deficiencias en la pista de hielo, de 200 metros cuadrados, con problemas en la fijación de las vallas y hierros cortantes en el escalón de entrada al recinto. «Y eso no es todo, entre el borde del hielo y las propias vallas hay un hueco del tamaño de un patín», explica una afectada, todavía estupefacta por lo acontecido. «Fui con mi sobrina pequeña y no daba crédito; me acerqué a la taquillera para mostrarle mi malestar y me contestó de malos modos sin dar ningún tipo de explicación», prosigue.

Pese a estos problemas, la feria, organizada por la Junta Municipal de Chamartín, que preside Mauricio Valiente, mantiene su actividad sin visos de que la pésima situación haya sido revertida. «Está todo abierto y en las mismas condiciones, así que o han hecho caso omiso a la Policía o ha sido la Policía la que no ha hecho caso a la petición de los ciudadanos de extremar la seguridad», señala otro residente. ABC trató ayer de ponerse en contacto sin éxito con la Policía Municipal para obtener una valoración.

El sábado, poco antes de la clausura de la atracción de trineos, algunos paseantes ya observaron la peligrosidad de la misma. «Iba a subir con una niña pequeña y veo que bajan dos chavales a toda velocidad y se meten un golpetazo tremendo contra unas colchonetas; ninguna de las dos nos montamos», resume otra de las presentes en el parque. Tampoco las camas elásticas de la zona de «jumping» se libran de las quejas -«mal montadas» y «mojadas por la humedad»-, así como la «poca cualificación» de los trabajadores de las instalaciones.

Según anuncian en la web del Ayuntamiento, la feria estará abierta hasta el próximo domingo. El acceso a la pista de hielo cuesta 7 euros por 45 minutos; y a la polémica montaña de trineos, 5 euros por 7 minutos. «El precio es lo de menos; lo más importante es no lamentar ninguna desgracia», remarca una de las perjudicadas, con la intención de presentar una reclamación en la propia Junta de Distrito.

Mientras eso llega, no todas las personas que tenían previsto dejarse caer por el Parque de Berlín lo han hecho finalmente. «Tenía dudas de si llevar a mis hijas, pero decidí que no porque en la rampa esa de hielo bajan sin cascos de protección y un golpe en la cabeza puede ser importante», incide una mujer, que pone el acento en la diferencia sustancial de seguridad respecto a otras atracciones similares: «En Torrejón también tienen rampa y es obligatorio el uso del casco».

Más información
publicidad
publicidad