19 de Octubre, 19:56 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

banca

Ana Botín acaba con los «superdepósitos» del Popular

Moncho Veloso

La desconfianza en el Popular desató una fuga de depósitos de tal magnitud que acabó con el propio banco, obligando a las autoridades a intervenirlo y venderlo de forma exprés al Santander. El grupo presidida por Ana Botín ha logrado restaurar la confianza en el grupo y recuperar buena parte de los ahorros que salieron, pero no a cualquier precio. El Santander está acabando con aquellos depósitos con altísimas rentabilidades con los que los antiguos gestores del Popular trataron de frenar la estampida de clientes.

Eso explica que Banco Popular, que por ahora societariamente es una filial del grupo cántabro, perdiese el pasado mes de octubre 1.353 millones de euros en depósitos, según fuentes de la entidad. Lo que el nuevo propietario está haciendo es ofrecer a los clientes, según van venciendo esos depósitos extratipados, renovarlos pero con unos tipos más bajos, en línea con los precios del mercado. En caso de negarse se cancelan.

Meses antes de que estallase su crisis, el Popular ofreció a sus clientes depósitos entre 12 y 14 meses que remuneraba con unos tipos de interés de entre el 0,75% y el 4% a cambio de una fuerte vinculación. Se trata de unos tipos muy elevados en un momento en que todos los bancos han reducido casi al cero la rentabilidad de sus cuentas a plazo fijo para ahorrar costes debido al impacto negativo que la política monetaria está teniendo en el margen de negocio. De hecho, la rentabilida media de los depósitos en España ha estado este año en el 0,13%.

Los «superdepósitos» del Popular se antojan una medida con la que los antiguos gestores trataron de frenar la salida de ahorradores. Desde que a finales de mayo del año pasado el Popular, entonces presidido por Ángel Ron, anunció una nueva ampliación de capital por 2.500 millones de euros, y hasta el 30 de junio de este ejercicio, ya resuelto y adjudicado al Santander, la entidad sufrió una fuga de depósitos de 22.881 millones de euros, el 30% del total. En seis meses, de enero a junio, la salida fue de 18.552 millones de euros. La huida de clientes se agravó cuando en abril el sustituto de Ron, Emilio Saracho, anunció públicamente que el futuro del banco pasaba por una nueva ampliación o su venta pero sin aclarar nada más. La filtración de que el supervisor europeo preparaba su intervención le dio la puntilla. En apenas dos meses el Popular perdió 14.250 millones en depósitos, un 21% de la base de ahorros.

De hecho, una de las primeras tareas de los directivos del Santander fue frenar esa fuga y recuperar clientes y ahorros. Al tiempo que puso en marcha un mecanismo de compensación para acconistas y bonistas del Popular que con el rescate perdieron su inversión, la red comercial del Popular, ya bajo a batuta del Santander, logró recuperar unos 10.000 millones en cuentas, según informó el grupo.

Más información
publicidad
publicidad