Vocento 15 años 19 de Noviembre, 09:28 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Una venezolana antes de morir por falta de medicinas: 'Nos quitan la vida'

Manuel Trillo

«Soy paciente trasplantada va a hacer trece años y actualmente perdí mi riñon por falta de medicamentos». Así se presentaba la venezolana Belkis Solórzano, de 50 años, en un vídeo grabado el pasado domingo dentro de una campaña para pedir la donación de medicinas. Unas horas después falleció.

Hacía tres meses que no recibía su tratamiento, según explica la propia Solórzano en la grabación, realizada en Caracas por el presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), Francisco Valencia.

En unas palabras trágicamente proféticas, afirmaba antes de morir: «Perdí la vida, como muchos trasplantados han perdido la vida, la esperanza». «Nos están quitando la vida si no nos dan los medicamentos», alertaba.

El vídeo de Belkis Solórzano se inscribe en el proyecto de ayuda humanitaria «Una medicina para Venezuela», con el que desde hace casi tres años se hace llegar medicamentos desde España ante la escasez en ese país no solo de fármacos, sino también de productos sanitarios de diverso tipo, pañales, leche o vitaminas. En este caso, la paciente necesitaba Prograf, un medicamento indicado para evitar el rechazo en los receptores de trasplantes hepáticos, renales o cardiacos.

Pocas antes de morir, Solórzano pedía a las autoridades en su mensaje que no solo pensaran en los enfermos actualmente necesitados de medicinas, sino más bien en que «a ellos también les puede pasar, que también ellos pueden ser pacientes renales».

Situación desesperada por falta de medicamentos

Según ha indicado a ABC Vanessa Pineda, presidenta de la Asociación Española Venezolana por la Democracia (Aceved), entidad encargada de coordinar desde Madrid el envío de los medicamentos donados, recuerda que en ese país hay un 95% de desabastecimiento de medicamentos.

Pineda advierte de que la situación es especialmente grave en el caso de los trasplantados, que no reciben los fármacos que necesitan a través del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, organismo de la sanidad pública. La única forma de adquirirlos es viajar a Colombia u otros países vecinos, aunque con precios inalcanzables para los ciudadanos, dados los actuales tipos de cambio y la devaluación del bolívar. «Para adquirir un medicamento de este tipo -explica-, se debe gastar prácticamente el sueldo de una familia de un mes». En concreto, el Prograf, que en España cuesta 35,97 euros el envase de 30 cápsulas de 1 mg, ronda en Venezuela los 38.000 bolívares. «Ni haciendo magia lo pueden comprar», señala.

Junto a este medicamento, Aceved pide ayuda para enviar a Venezuela otros como Ciclosporina, Micofenolato Mofetil, Rapamune, Azatriopina, Certican y Prednisona.

El proyecto «Una medicina para Venezuela», que cuenta con el cantante venezolano Carlos Baute como embajador, incluye otras vías para recaudar fondos con los que adquirir las medicinas que se envían. En este sentido, la recaudación del concierto que ofrecerá el también venezolano Franco de Vita el próximo 15 de diciembre en el palacio de Vistalegre de Madrid se destinará a este fin. También se venden camisetas con esta misma finalidad.

Las medicinas que consigue Aceved en España se reciben en Venezuela a través de Codevida y de Acción Solidaria, otra organización civil sin ánimo de lucro.

Hasta ahora se han grabado 28 vídeos con testimonios como el de Belkis Solórzano, que se irán difundiendo de forma gradual para tratar de ayudar a trasplantados y pacientes de enfermedades como cáncer que sufren también situaciones desesperadas.

Más información
publicidad
publicidad
publicidad