Vocento 15 años 24 de Noviembre, 08:38 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas personales

'¿Peligran mis ahorros en Cataluña?': el 2-O intensifica las dudas de clientes

GGines/EBCabrera/ADiaz

Calma tensa en las sucursales bancarias ante el órdago secesionista. Preguntas y más preguntas de clientes que ya piensan en el plan B de su entidad y en el suyo propio para sus ahorros. Aún no hay desbandada de depósitos, pero la inquietud de la clientela se intensifica a medida que la situación en Cataluña se enquista y, por momentos, se deteriora. Los bancos y empleados de oficina consultados por ABC coinciden en señalar que la principal duda de los usuarios es si en esta situación de ínterin peligran sus depósitos en esa autonomía.

«Obviamente hay inquietud entre los clientes y hay algunos que vienen preocupados preguntando por su situación», explican desde una entidad financiera con fuerte presencia en Cataluña, manifestando en todo caso que los traspasos de depósitos que se están produciendo son puntuales y no se puede hablar, al menos por ahora, de una tendencia trágica.

«Hay gente preocupada y también clientes que traen su dinero de bancos catalanes por boicot», señala un empleado de una sucursal bancaria de Madrid, quien asegura que en los dos últimos días ha registrado casos de traspasos de ahorros superiores a los 100.000 euros, pero matiza que no ha detectado movimientos masivos ni fugas de depósitos.

«Hay clientes pidiendo que se les abra otra cuenta fuera de la región», explican desde otra entidad, aclarando en todo caso que en el referendo del 9 de noviembre de 2014 se notó una mayor preocupación y movimientos de ahorros en la red.

Los bancos catalanes están accediendo a hacer esta gestión, aunque primero tratan de convencer al cliente de que sus ahorros están igualmente protegidos por su pertenencia a la zona euro, y que en caso de declaración unilateral de independencia buscarían igualmente el paraguas del Banco Central Europeo (BCE) trasladando su sede a Madrid.

Llamadas a los «call center»

Desde otra entidad de tamaño medio afirman que lo que también se está viendo es a clientes haciendo una suerte de transferencia a la inversa: en lugar de ordenar el traspaso de sus ahorros desde su cuenta en Cataluña a una fuera de esa región, solicitan en un banco del resto de España un cargo a su cuenta de origen en Cataluña.

Las consultas no solo llegan vía oficina, sino que cada vez más los «call center» de las entidades reciben preguntas y órdenes al respecto. «El 2-O se ha convertido en el día de mayor trabajo desde que estoy en este puesto», asegura un trabajador de un centro de atención telefónica de una gran entidad del país. «La mayoría de las llamadas procedían de clientes con cuentas en Caixabank y el Sabadell, seriamente preocupados por el devenir de sus ahorros», explica.

La otra fuente de salida de ahorros que vigilan ya los bancos es la operativa «online». Fuentes financieras señalan que ya se han detectado casos de pequeñas traspasos desde los 3.000 euros de cuentas domiciliadas en Cataluña hacia depósitos fuera de la región. Por esta vía telemática, según esas fuentes, los clientes se garantizan su anonimato y no acudir y dar explicaciones en la sucursal.

Todos los bancos y empleados bancarios consultados destacan que, a diferencia de otros casos pasados, esta vez no hay órdenes a la red de intentar captar ahorros salientes de Cataluña. «No hemos recibido ni argumentarios al respecto ni en las reuniones se ha dicho nada», dice un asesor de oficina.

La banca quiere lanzar al unísono un mensaje de tranquilidad y evitar que se generen movimientos irracionales y masivos que afecten a la estabilidad financiera del país. Si bien dan la bienvenida a crecer en depositantes, lo que se quiere evitar es una crisis de liquidez, teniendo en cuenta además el tamaño de los dos grandes bancos catalanes y el precedente del Popular. En este sentido, lo más acuciante es evitar salidas de pymes y grandes empresas.

En juego la estabilidad

Como ya informó ayer ABC, la banca española, ante el órdago secesionista, ha puesto al día sus planes de contingencia de liquidez, que cada poco presentan al Banco de España. En ellos indican cuántos activos y en qué tiempo pueden hacer líquidos ante el BCE en caso de tensión en los mercados de financiación mayorista.

Para evitar ruido en torno a los flujos de depósitos y que se provoque el fenómeno de la profecía autocumplida, supervisor y entidades tratan de hacer las menores referencias públicas posibles al respecto.

Fuentes del sector recuerdan el impacto negativo que tuvo el comunicado institucional que las patronales AEB y CECA emitieron en septiembre de 2015, a unos días de las elecciones autonómicas catalanas. En ese mensaje, firmado por los grandes bancos del país, incluidos Caixabank y Sabadell, alertaban de riesgos para la estabilidad financiera si se rompía con la legalidad y se salía del euro. Por eso en esta ocasión no se prevé un acto ni algo similar.

El plan B de la gran banca, un secreto a voces

Un secreto a voces. Pero real, porque los hay. Para evitar, sobre todo, daños irreparables en el sistema financiero español. Porque, dicen, hay que huir del alarmismo a priori. Y es que los grandes bancos españoles tienen, desde hace un par de años -meses después de la celebración del referendo de 2014- diseñados planes de contingencia que limiten su exposición a Cataluña ante un escenario de independencia. Varias son las opciones que manejan, ya que depende de su tamaño en la región, pero entre ellas está la de convertir en una filial el negocio que se genere en la región para mitigar los daños por una eventual quiebra en caso de secesión.

Y es que Cataluña quedaría fuera del paraguas del BCE en el caso de una hipotética desconexión de España. Ninguna entidad con domicilio social en esta comunidad autónoma tendría acceso a la financiación barata del BCE. Los clientes no dispondrían tampoco del Fondo de Garantía de Depósitos español, ni del futuro mecanismo europeo, para recuperar al menos 100.000 euros de sus ahorros, como sí ocurre en el resto de entidades financieras de España.

Pero las mayores dudas surgen en torno a los planes de las entidades con sede en Cataluña -Caixabank y Sabadell- que deberán trasladarla antes si no quieren quedarse sin acceso a la liquidez del BCE, si bien, en sus planes contemplan un cambio de sede que se produce prácticamente como un mero trámite jurídico casi inmediato.

Más información
publicidad
publicidad
publicidad