Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

El descuartizador de Valencia: exreo por traficar y ocultar sus delictos

ABC

Pierre Danilo Larancuent, el hombre de nacionalidad sueca y origen argentino que mató este martes en Valencia al subinspector de la Policía Nacional Blas Gámez cuando le iba a identificar en relación al caso de un cadáver descuartizado tenía antecentes penales por tráfico de drogas pero en su historial no constaban delitos violentos ni de otra índole en España.

Fue condenado en 2004 a catorce años de prisión por liderar una organización que distribuía éxtasis desde su país natal a Estados Unidos. Allí escribió varias novelas de crímenes junto a Ricard R Nilsson, un convicto condenado a cadena perpetua por matar a tres personas.

Nillson ha declarado a la publicación sueca «Parasaf» que Pierre Danilo, de quien se había hecho amigo en prisión sufría problemas mentales. Este miércoles difundió un mensaje de recuerdo al asesino en las redes sociales.

Al salir de la cárcel, donde había estudiado dos grados y se licenció en Sociología e Historia, partió desde Gotemburgo para España. En el número 77 de la calle Sueca de Valencia, donde descuartizó a un peluquero con el que había entablado una relación y mató al Policía que había seguido el reguero de sangre que había dejado para deshacerse del cadáver, sus vecinos no conocían su afición por la literatura negra ni sus antecedentes delictivos en Suecia. Solía practicar deporte en un gimnasio y apenas se relacionaba con la gente del barrio a pesar de que, gracias a su origen argentino, hablaba un perfecto castellano.

Algunos vecinos recuerdan sus «rarezas». En las redes sociales llegó a difundir el 8 de agosto una foto suya con el torso desnudo en plena calle. En otras se mostraba como un turista más junto a monumentos emblemáticos de la capital del Turia, como la torre del Miguelete o la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Los efectivos de la Policía Nacional que se desplazaron la fatídica mañana del martes a las inmediaciones de su domicilio siguiendo las pruebas que había dejado la sangre no tenían constancia en ese momento de que Pierre Danilo tenía antecedentes penales. No habían transcurrido ni catorce horas del hallazgo de la maleta con el cadáver descuartizado y la investigación estaba en su fase incipiente. Habían localizado la casa del sospechoso. Pierre Danilo se topó con el subinspector Gámez y le acuchilló hasta la muerte. Un agente de la Policía Nacional le abatió a tiros con su arma reglamentaria.

Más información
publicidad
publicidad
publicidad