Vocento 15 años 24 de Noviembre, 04:27 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

La candidata de los ultras alemanes empleó en negro a una refugiada siria

ROSALÍA SÁNCHEZ

Alternativa para Alemania (AfD) es el partido que pretende erradicar la inmigración en Alemania, a excepción de los extranjeros altamente cualificados, y que propone expulsar a los refugiados. Este programa electoral ha quedado en entredicho después de que el semanario Die Zeit revele en su edición de este jueves que la candidata de AfD, Alice Weidel, tuvo como empleada del hogar, sin contrato, a una solicitante de asilo siria. Según Die Zeit, en 2015 limpiaron la casa de Weidel una estudiante de ciencias islámicas y después una solicitante de asilo siria que trabajó para ella al menos hasta otoño de 2016, cuando la familia se mudó a una vivienda en propiedad. Todo esto sucedía en Basel, Suiza, donde Weidel tiene fijada su residencia junto con su pareja homosexual, una mujer originaria de Sri Lanka con la que comparte la custodia de dos hijos.

Apenas ha sido publicada la información, AfD ha desplegado una serie de reacciones contradictorias entre sí. La primera respuesta, por parte del portavoz de AfD, Christian Lüth, fue que se trataba de una falsedad, para después precisar que en Suiza es «totalmente legal» pagar a las empleadas del hogar en efectivo y que estas sólo están obligadas a registrarse y declarar sus ingresos al Ministerio de Hacienda cuando su salario anual supera los 750 francos. Según el semanario, esto es exactamente lo que ocurría: les pagaba en efectivo, en mano, y las mujeres no tenían contrato ni presentaba factura, apunta el semanario.

Posteriormente, en un comunicado publicado por los abogados de Weidel, se aclaraba que «es cierto que nuestra cliente tiene una relación de amistad con una solicitante de asilo de Siria, cercana a ella. Esta solicitante de asilo ha estado, como amiga de nuestra clienta, invitada en su casa. Pero que fuera contratada por nuestra clienta, que trabajara como empleada para ella o que recibiera un salario es falso».

Para el electorado alemán, sin embargo, resulta difícilmente creíble que Weidel haya recibido en su casa a una refugiada siria, tras haber declarado reiteradamente que la entrada de refugiados sirios en Alemania, permitida por Angela Merkel, es una violación de las leyes y un ataque contra la sociedad alemana.

Weidel lleva días soportando duras críticas por un correo electrónico que escribió en 2013 y que ha sido publicado ahora, en el que llamaba a los miembros del gobierno «cerdos al servicio de las potencias vencedoras de la II Guerra Mundial». En la candidatura bicéfala que presenta AfD, además, Weidel está siendo ninguneada por su colega de partido, Alexander Gauland. Allí donde ella había negado que AfD estuviera detrás de la organización de los manifestantes que recorren los actos electorales de la canciller Merkel con pancartas insultantes y armados de megáfonos y tomates, el portavoz de Gauland, René Springer, ha reconocido que «bueno, es un deber electoral de AfD acudir a los actos de campaña del gobierno». Un miembro dela directiva ha admitido, además, que existe un mecanismo por el cual un seguidor del partido pide apoyo desde cualquier punto de Alemania y AfD envía un correo electrónico a todos sus miembros llamando a la participación en los abucheos. «Los medios de comunicación nos ignoras, así que lo único que podemos hacer es acudir a donde ellos van y hacer oír nuestras protestas», ha justificado Springer.

Estos actos de boicoteo de los mítines electorales de la Unión Cristianodemócrata (CDU) han ido a más, hasta el punto que la Fiscalía ha abierto una investigación contra el partido después de que sus juventudes repartiesen botes de gas pimienta en la ciudad de Bad Kreuznach, en la entrada a un acto electoral, supuestamente con el objetivo de que las mujeres alemanas puedan utilizarlos «en defensa de agresiones de inmigrantes norteafricanos». Damian Lohr, diputado regional y portavoz de las juventudes de AfD, defendió por su parte el reparto de gas pimienta para «ahuyentar a animales, un uso que es legal en Alemania, o también a personas en situación de emergencia». Las juventudes recibieron además el apoyo del presidente de AfD en el estado federado de Renania del Norte-Palatinado, Uwe Junge, que declaró que «repartir gas pimienta es mejor que repartir gominolas». Heike Kaster-Meurer, el alcalde de Bad Kreuznach, se ha visto obligado a imponer un toque de queda en los parques de la localidad en respuesta a repetidas peleas con inmigrantes.

En medio de una campaña electoral en la que Merkel está a 15 puntos de ventaja de los socialdemócratas, con un 37% de los votos según el últimos sondeo publicado por Forsa, la única incógnita parece ser con quién decidirá la canciller formar esta vez coalición de gobierno. Y la única novedad es la presencia de AfD, que en las encuestas obtiene entre un 8% y un 1% de los votos, lo que parece garantizar su presencia en el Bundestag, trasladando su bronca permanente a la vida parlamentaria alemana.

Más información
publicidad
publicidad
publicidad