25 de Enero, 03:44 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

inmobiliario

El ladrillo recupera atractivo como inversión para la banca

GGines/AGarcia

Diez años después del estallido de la burbuja inmobiliaria, los activos inmobiliarios siguen siendo un lastre en el balance de algunas entidades aunque, poco a poco, la digestión parece llegar a su fin. Aunque el nivel global de adjudicados no ha variado sustancialmente en los últimos cinco años, las ventas sí que se han acelerado en los últimos dos ejercicios y los expertos aseguran que es un proceso que ganará aún más velocidad en los próximos años.

Según datos del Informe de Estabilidad Financiera de Banco de España, el volumen de activos adjudicados ascendía a 79.400 millones de euros a cierre del año pasado, frente a los 85.000 millones de 2012. «Sin embargo, esta cifra oculta las ventas de activos realizadas desde entonces, que no solo han sido relevantes y suman 50.000 millones de euros en el conjunto del periodo, sino que además han crecido en los dos últimos años hasta superar las entradas, en línea con la recuperación del mercado inmobiliario», asegura un informe de AFI.

Vivienda y suelo siguen siendo mayoría en los adjudicados por las entidades financieras y suponen un 77% del total, «aunque también son los que más se han reducido», puntualizan, y las previsiones apuntan a «un mayor descenso de los adjudicados en los próximos meses».

Según el Centro de Información del Notariado, en el primer trimestre de 2017, las compraventas de viviendas crecieron el 16,2% interanual, hasta recuperar los niveles de 2008 en ese mismo periodo. En opinión de Roger Cooke, senior advisor de Real Estate en el Área de Transacciones de EY, los activos inmobiliarios comienzan a verse como un elemento que puede jugar a favor de las entidades.

«El activo inmobiliario es, en general, atractivo para la banca», explica este experto. «Ha habido momentos en los que sí ha lastrado sus balances, pero una vez saneado es un sector que puede proporcionar una rentabilidad interesante a la entidad bancaria como prestamista», detalla y hace hincapié en que el actual es un momento idóneo para acometer este tipo de inversiones: «A la hora de gestionar los riesgos resulta fundamental entender bien las tendencias del sector inmobiliario, sobre todo cuando las variables del sector son más complejas que nunca como consecuencia del rápido cambio tecnológico. Sin embargo, resulta atractivo prestar cuando el mercado está en una fase de recuperación y especialmente cuando hay liquidez y mucho capital apostando por el sector».

AFI también reserva una mención especial para los inmuebles en alquiler, que están tomando una «importancia cada vez mayor en el panorama inmobiliario y podría constituir una alternativa para la puesta en valor de los activos adjudicados».

Recuerda que cada vez más socimi (sociedades de inversión inmobiliaria) y agentes inmobiliarios «están adquiriendo viviendas, entre las que se encuentran las adjudicadas por las entidades», para su incorporación a los inmuebles en alquiler.

«El mercado necesita promover nuevas viviendas con régimen de alquiler para asegurar no solamente un ?stock? adecuado, sino también una mayor calidad que el promedio de hoy en día. Otro tema de debate es si las entidades financieras deben ser las que tengan sus propias carteras de viviendas en propiedad o simplemente ser proveedores de financiación», remacha Cooke.

Más información
publicidad
publicidad