Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

El epitafio con el que la familia desea que se recuerde a Fraga: «Bo e xeneroso»

m. arrizabalaga

La familia de Fraga esculpe «Bo e xeneroso» en su lápida, cumpliendo con una tradición no muy seguida por los políticos

«No soy hombre de epitafios. He hecho alguno, para un hermano mío que se ahogó con veintiún años, pero yo no lo haría para mí», confesaba Manuel Fraga en una de sus últimas entrevistas en la que sí admitía que le gustaría que dijeran de él «que fui un hombre de bien, que hice todo lo que pude por mis semejantes». Ese espíritu es el que han querido conservar sus familiares en el epitafio que hoy reza en la lápida del exsenador en el cementerio de Perbes: «Bo e xeneroso». La familia del político gallego cumple así con una tradición que se remonta a hace más de 2.000 años y se extiende por todo el mundo, la de plasmar el último pensamiento que se dedica a una persona fallecida. «Ya en la época romana, se leían epitafios en las lápidas a ambos lados de la vía Apia», recuerda Nieves Concostrina, redactora jefe de la revista «Adiós» y directora y presentadora del programa «Polvo Eres» en Radio 5 Todo Noticias. La costumbre se ha seguido manteniendo a lo largo de los siglos, con ejemplos conocidos como el epitafio escrito en la tumba del cineasta Billy Wilder: «Soy escritor, pero nadie es perfecto», «Lo mejor está por llegar» del cantante Frank Sinatra y «Feo, fuerte y normal», del actor John Wayne. Los epitafios de políticos, sin embargo, son escasos, sean del sector que sean. No figuran en las tumbas de Franco, Primo de Rivera, Pablo Iglesias, Dolores Ibarruri, Calvo Sotelo o Niceto Alcalá Zamora, por citar algunos. Nicolás Salmerón .... más información

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad