18 de Febrero, 22:08 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

crisis europea

Así Irlanda abandonó el pozo del rescate: ajuste y capital extranjero

Luis Ventoso

Rescatada a finales del 2010 por la UE y el FMI, ha dejado atrás la intervención y es el país del euro que más crece

La memoria de la miseria está tatuada a fuego en el imaginario colectivo irlandés. Imposible olvidar la Gran Hambruna de la Patata de 1845. En una Irlanda sometida a Inglaterra, los campos de cultivo más productivos rentaban para los terratenientes ingleses, que sembraban trigo, mientras los jornaleros locales cultivaban patatas para su subsistencia en parcelas minifundistas. Cuando el hongo mildiú arruinó la cosecha del tubérculo, los campesinos irlandeses, que no podía tocar el trigo, literalmente se morían de hambre. La tragedia provocó el éxodo de dos millones de personas, que hace que todavía hoy existan ciudades en Estados Unidos donde el grueso de los policías son irlandeses.

En 2008, 163 años después de su hambruna apocalíptica, Irlanda, un pequeño país de 4,6 millones de habitantes, sufrió el segundo mayor varapalo económico de su historia contemporánea. Pero esta vez sus pecados fueron de nuevo rico. El admirado Tigre Celta, el paradigma del éxito con su agresiva política fiscal, que la convirtió en puente de lanza europeo para las multinacionales estadounidenses, había incubado una inmensa burbuja inmobiliaria. Páramos heladores se llenaban de grúas para urbanizaciones sin sentido. Las propiedades en Dublín iniciaban una carrera alcista a lo Londres. El precio de la vivienda se multiplicó por cuatro entre 1990 y 2010. Una espiral hacia la ruina que conocemos bien en España: los bancos se mostraron demasiado dadivosos con las hipotecas y los ciudadanos asumieron cargas temerarias. En 2008 pasó lo que jamás iba a pasar: cayeron los precios de la vivienda. Todo el rutilante decorado de cartón piedra se vino abajo. El 17% de los hipotecados se vieron en serias dificultades para hacer frente a sus obligaciones. La burbuja inmobiliaria arrasó al sector bancario, y las entidades financieras se llevaron por delante la solvencia de las arcas públicas. Corolario: recesión y rescate.

Más información

publicidad
publicidad