Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

premisos goya

Actores combativos, pero capitalistas

(j. chicote)

Willy Toledo tiene tres casas y una finca; Pilar Bardem, una sociedad patrimonial; y los Verdú-Larrañaga, once empresas. Son actores con y contra el sistema

Las muchas empresas y propiedades inmobiliarias que acumulan nuestros actores más contestarios demuestran que el capitalismo que tanto denostan no les sienta nada mal. Del análisis de las cuentas de los interprétes que dieron la nota en la pasada gala de los Goya se extraen cuatro conclusiones: tienen una situación económica envidiable; acumulan empresas pero no trabajadores (la mayoría de ellas carece de empleados); tienen por costumbre no presentar las cuentas en el Registro Mercantil, pese a que es obligatorio; y gozan de una especial protección por parte de algunos registradores de la propiedad, que niegan información de famosos, prebenda de la que el ciudadano de a pie no disfruta.

La mayor incongruencia de la noche la protagonizó la extraordinaria Maribel Verdú, mejor actriz por su papel en «Blancanieves»: «Me gustaría dedicar este Goya a toda esa gente que ha perdido sus casas por culpa de un sistema quebrado que permite robar a los pobres para dárselo a los ricos». En 2010, la misma Maribel Verdú prestó su imagen -cobrando, claro- para vender hipotecas.

Su discurso era otro: «El mundo cambia, el mercado inmobiliario también cambia, se mueve, y es bueno contar con apoyos. En UCI (Unión de Créditos Inmobiliarios) lo saben y por eso son líderes en financiación de viviendas». Ella ha invertido en ladrillo: un piso en Madrid de 144 metros cuya propiedad comparte con sus dos hermanas, otros dos inmuebles en la capital de los que el Registro de la Propiedad no ha tenido a bien informar y una mansión en Marbella. Esta última propiedad es una casa de 474 metros cuadrados cuya propiedad la actriz comparte con su marido, el productor Pedro Larrañaga, y la hermana de éste, la actriz Amparo Larrañaga.

Más patrimonio

A Maribel Verdú sólo le faltó criticar a la sanidad pública, teniendo en cuenta que es accionista de las Clínicas Premium, con centros en Marbella y Estepona. Más allá de esta participación, la protagonista de «La buena estrella» no tienen cargos en empresas, «carencia» que suple con creces su marido, Pedro, hijo de los actores Carlos Larrañaga y María Luisa Merlo. Empresario de éxito, administra once productoras, la inmensa mayoría sin empleados, y tiene cargos en otras tres. De las sociedades que controla, cinco de ellas no presentan cuentas y en las seis restantes contabiliza activos por más de cuatro millones de euros. Su firma con mayor capital es Trasgo Producciones SL, que acumula 2,4 millones de euros en activos, entre ellos un piso y un local.

Lea el resto de la noticia en abc.es

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad