23 de Julio, 19:38 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

VI Encuentro Anual para Gestores de Banca Privada

MiFID II producirá una reducción de márgenes de la banca privada

La implantación de MiFID II el 3 de enero de este año generará importantes cambios en el modelo de negocio de las entidades de banca privada que operan en España. Entre ellos, mayor transparencia en el coste que tendrán que soportar los inversores, un impulso de la digitalización del sector, la reducción de márgenes en las entidades y el cambio en la relación del banquero privado con sus clientes. Estas son algunas de las conclusiones de la mesa redonda 'MiFID II: oportunidad de transformación y cambio para el sector de la Banca Privada', celebrada en el VI Encuentro Anual de Banca Privada, organizado por la revista 'Inversión &Finanzas.com' en colaboración con Aseafi y Finect.

En la tercera mesa, moderada por Carlos García Ciriza, presidente de la Asociación Española de Empresas de Asesoramiento Financiero (Aseafi), intervinieron Ana Figaredo, directora general de Lombard Odier; Luis Sánchez de Lamadrid, director general de Pictet PWM España, y Gonzalo Nebreda, director de banca privada de Renta4 Banco. Todos coincidieron en destacar que la mayor transformación que generará la directiva sobre mercados de instrumentos financieros será la de la transparencia, que obligará a las entidades a informar a los inversores sobre las comisiones que tendrán que pagar por la gestión de sus activos.

"Los cambios más relevantes que generará la directiva son una mayor exigencia tecnológica y la transparencia de cara a los inversores", afirmó Ana Figaredo. A su juicio, "en España, en general, el cliente tenía la percepción de que recibía un asesoramiento financiero de forma gratuita, esto no era así, pero ellos lo creían. Ahora, con MiFID II, la cosa cambia, el cliente será informado de lo que paga y esto hará que sea más exigente y que quiera conocer más a fondo por lo que está pagando".

A pesar de reconocer que la banca privada tendrá que afrontar una importante transformación, esta será mayor en la banca 'retail' porque "los clientes de estas entidades tienen menos cultura financiera y están peor informados".

Ante la exigencia de MiFID II de que las entidades financieras opten por un asesoramiento dependiente o independiente, Luis Sánchez de Lamadrid reconoció que ellos han optado por el dependiente porque "cumplir con lo que significa la independencia para MiFID II es prácticamente imposible". No obstante señaló que han ampliado la transparencia y la información que reciben sus clientes y potenciales clientes. 

Destacó la importancia de la tecnología y la digitalización en la banca privada que calificó de "esencial" y aseguró que MiFID II "nos ha dado un empujón en el tema de tecnología porque sin ella hoy es imposible dar un buen asesoramiento al cliente". Predijo que solo van a triunfar aquellas entidades que han sido capaces de digitalizarse.

Otro reto que supone MiFID II para las entidades de banca privada, según Gonzalo Nebreda, es que exista un equilibrio entre declararse asesores dependientes e independientes y dilucidar si repercutir o no el coste del análisis a los clientes, "lo que afectará a su cuenta de resultados". 

Vaticinó que tras la implantación de la directiva se producirá "una reducción de márgenes en la banca privada y un cambio en la relación entre el banquero privado con su cliente".

publicidad
publicidad