Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ocio

Maribel Verdú: "Soy juguetona por naturaleza"

Por: SERGIO MUÑOZ Foto: RUBÉN VEGA

Maribel Verdú es puro carácter y buenas vibraciones. Algo tendrá que ver con ello el magnífico momento vital y profesional en el que dice encontrarse. «Estoy feliz, disfrutando de lo que hago, de mis compañeros, de mis directores y con una vida personal absolutamente plena», afirma a Código Único.

Pero Maribel Verdú (Madrid, 1970) también admite que la energía la lleva incorporada de serie. Desde luego, hace falta tener las pilas muy cargadas para seguir el ritmo de la actriz.

Este verano, Maribel Verdú está rodando dos películas, 'Sin filtro' y 'Superlópez'. Entre toma y toma, Verdú promociona 'Abracadabra' -se estrena el 4 de agosto-, una comedia disparatada dirigida por Pablo Berger, el mismo director que le «regaló» el papel de la madrastra en Blancanieves, por el que ganó un Goya. Luego se pondrá a las órdenes de Gracia Querejeta.

Por suerte, la ilusión de Maribel Verdú por rodar sigue intacta después de 70 películas y de haberlo hecho prácticamente todo en el cine español.

- Me da la sensación de que os habéis divertido mucho haciendo 'Abracadabra'.

- La verdad es que sí. Yo con Pablo [Berger] me tiro a la piscina y me sumerjo en su mundo. Y cuando veo los resultados siempre me sorprenden muchísimo.

- ¿Cómo llevas la etapa de promocionar las películas?

- Bien. Una prefiere hacer otras cosas, pero forma parte de mi trabajo y lo tengo súper asumido. Y me apetece hacerlo porque quiero que la gente sepa que he hecho un trabajo y que esa película existe. Además, yo creo en esta película, me fascina, es distinta a todo lo que la gente haya visto antes. Es inclasificable. Es como un recorrido por una montaña rusa en la que bajas, subes, te ríes o dices «ay, qué miedo».

- Tu personaje es Carmen, un ama de casa frustrada de la periferia de Madrid y con un marido que deja bastante que desear. Es muy diferente a ti. ¿Cómo has preparado el personaje?

- Cuando me preguntan eso nunca sé contarlo. Si el guión está bien escrito, lo leo y sé cómo es ese personaje, y luego ensayo, juego, pruebo... Defiendes los personajes porque crees en ellos y porque es lo que te toca. En este caso, yo quiero mucho a Carmen, es muy querible.

publicidad
publicidad
publicidad