Vocento 15 años 23 de Octubre, 11:45 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

tendencias

De viaje por las capitales financieras del planeta

Un congreso o viaje de negocios a Nueva York, Londres o Frankfurt puede convertirse en algo mucho más ameno si las ponencias y reuniones se mezclan con un paseo ocioso por sus emblemáticos distritos financieros, tres barrios que cuentan con edificios que ya forman parte de la iconografía clásica del siglo XXI. Pero, recuerde, más vale ver todos estos barrios de lunes a viernes, pues pierden su excitante atmósfera durante el fin de semana, cuando se para por completo la actividad laboral.

Wall Street. La calle que da nombre a todo este distrito financiero se sitúa en la parte baja de Manhattan y debe su nombre a la muralla defensiva que los holandeses construyeron en esa parte de la ciudad. Hoy en día, en el lugar donde antes estaba el muro se encuentra el emblemático edificio de la bolsa que constituye el pulso de los mercados financieros del mundo, de estilo neoclásico. No puede visitarse por dentro desde los atentados del 11-S pero, aun quedándose fuera, es posible captar la vibrante atmósfera del lugar que mueve el dinero del mundo. Otro de los emblemas del barrio es la estatua del toro de bronce. Fue concebida después de la crisis bursátil de 1987 y representa al pueblo estadounidense haciendo frente a los poderes financieros aunque, curiosamente, la simbología que ha trascendido asociada a ella es la de los mercados alcistas (en contraposición con los osos, bajistas). El viajero podrá encontrarlo (siempre rodeado de turistas haciendo fotos) en Bowling Green. Siguiendo con la arquitectura de la zona, otros de los edificios emblemáticos del barrio son el Ayuntamiento de la ciudad (al lado de un parque), la Reserva Federal de Nueva York o la iglesia de Trinity.

El One World Trade Center (construido tras los atentados del 11-S) se encuentra asimismo cerca del distrito financiero, así como la Zona Cero, el memorial y el Museo del 11-S. En la misma zona se puede visitar también Oculus, la espectacular paloma blanca diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava, no sin grandes dosis de polémica (se entregó con siete años de retraso y un presupuesto que dobló el inicial).
Respecto a otros museos, en el barrio también se encuentra el de los indios americanos y, quizá más adecuado para los lectores de estas páginas, el Museo financiero de América, donde hay periódicos relatando lo sucedido en el crack del 29.

En cuanto al ocio, el barrio se convierte en un lugar muy tranquilo por la noche, cuando acaba la jornada de los ejecutivos de la zona. Sin embargo, cuenta con una buena oferta gastronómica a la hora del almuerzo y lugares sofisticados para tomar una copa afterwork.

La City. El segundo mayor polo financiero del mundo se encuentra cruzando el charco, en Londres. The City of London (su nombre en inglés) ofrece un contraste entre modernos edificios de oficinas, antiguas iglesias y edificios de origen medieval. Su edificio más representativo es la catedral de Saint Paul, con su inmensa cúpula, inspirada en la basílica del Vaticano. Las mejores vistas sobre el edificio pueden observarse desde el Puente del Milenio (o Millennium Bridge), un moderno puente peatonal sobre el Támesis que une el templo con el museo de la Tate Gallery. En completo contraste, también son de visita obligada el edificio Gherkin (el icónico rascacielos con forma de misil que recuerda a la torre Agbar de Barcelona); y el Lloyd's Building, un futurista edificio con ascensores y escaleras exteriores que parece salido de la película de Blade Runner. Más allá de eso, bien merece una visita el Leadenhall Market, unas galerías comerciales llenas de tiendas y pubs que nos transportan a otra época, pues se trata de uno de los mercados más viejos de Londres (data del siglo XIV). Por último, resulta imprescindible recomendar el Bank of England Museum a los lectores de esta revista.

Como distrito financiero por excelencia, la City tiene un competidor en el propio Londres, el distrito de Canary Warf, una antigua zona portuaria del Támesis reconvertida en barrio financiero. Está plagado de rascacielos de acero y cristal, de los cuales el más imponente es el One Canada Square, también conocido como Canary Wharf Tower.

Bankenviertel. La capital financiera de Alemania, Frankfurt, también cuenta con muchos atractivos para el viajero de negocios (y también para todo aquel que se desplace por placer). En concreto, su distrito financiero, apodado humorísticamente como «Mainhattan». (por la combinación entre el río Main (Meno) y Manhattan) cuenta con doce rascacielos de más de 150 metros de altura, entre los que destacan la torre de comunicaciones del Europaturm (similar al edificio de Torrespaña), el Commerzbank Tower, el Messeturm, el Westendstraße 1, la Main Tower con su terraza panorámica y la Tower 185.

Mención aparte merece la renovada sede del Banco Central Europeo, una institución que forma parte de los mitos de cualquier inversor. Situado en el antiguo mercado mayorista de frutas y verduras de la ciudad, es un rascacielos de 185 metros de altura y arquitectura acristalada, formado por dos torres sostenidas por un atrio central que las une. Es posible organizar visitas turísticas.

publicidad
publicidad
publicidad