Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Evasión

La versión más 'cool' de la caña después del trabajo

Bajo la etiqueta 'afterwork' se esconde la reinvención de una práctica inherente a la cultura española: tomar 'algo' al terminar la jornada laboral. Proponemos algunos locales de moda en el distrito financiero de Madrid. Para mirar y dejarse ver.

Prima de riesgo, recesión, incertidumbre laboral... Con la crisis, ha aumentado el nivel de estrés, causante de una de cada cuatro bajas de los trabajadores españoles, según datos de la Asociación Española de Especialistas en Medicina del trabajo. Así las cosas, al llegar el final del día se hace más necesario que nunca buscar espacios para evadirse de las preocupaciones que han ocupado nuestra mente durante las largas horas de jornada laboral. Y qué mejor manera de hacerlo que tomar unas copas y un picoteo ligero con los compañeros de la empresa. Es una buena terapia para enjugar los posibles encontronazos producidos en la oficina y, por qué no, encontrar soluciones imaginativas a los retos más complejos.

Y no hace falta irse lejos. En las cercanías del distrito financiero de Madrid proliferan los locales donde poner en práctica esta vieja costumbre de tomar una caña después del trabajo, que ha adquirido un nuevo barniz gracias a la adopción del concepto anglosajón del 'afterwork' (literalmente, después del trabajo). Se trata de hacer 'lo de siempre', pero con un toque adicional de sofisticación: las cañas se han convertido en exóticos cócteles de sugerentes combinaciones y el bar de la esquina en un local de diseño, con un DJ de moda, elaboradas tapas y, en algunas ocasiones, hasta lista cerrada de invitados. Se trata de desconectar. Pero también de mirar y dejarse ver; de fomentar las relaciones personales y los contactos profesionales o -volviendo a hacer uso de la terminología anglosajona- lucirse con el 'networking'.

Tras hacer una breve encuesta informal entre los analistas, ejecutivos y expertos financieros que suelen aparecer en las páginas de esta revista, han salido varios nombres de locales a la palestra. «Para la vieja guardia», nos recomendaban un clásico: Castellana 8, un lugar donde se cruzan los ejecutivos en el ambiente informal propio del ocio. Pero el abanico es muy amplio: desde el céntrico Ramsés, decorado por Philippe Starck y situado a los pies de la Puerta de Alcalá; al Marmo Bar, en el hotel Silken Puerta de América, pasando por el anglosajón Bristol Bar o Le Cabrera.

LE CABRERA

Con sólo dos años de rodaje, Le Cabrera se ha convertido «en un punto de encuentro por excelencia» en la madrileña zona de Recoletos. Su propuesta de coctelería, dirigida por Diego Cabrera, ya «ha creado parroquia y escuela». Además, los domingos tienen 'brunch'.
Calle Bárbara de Braganza, 2.

BRISTOL BAR

El Bristol Bar ofrece una atmósfera anglosajona en pleno centro de Madrid. Con una carta culinaria muy 'brit', también presume de ser 'el templo del gin tonic por excelencia'. Ahora, ha ampliado sus 120 referencias de ginebras con un menú de 40 rones procedentes de ex colonias. Calle Almirante, 20.

RAMSÉS

Ramsés surge en 2007 como un espacio gastronómico cosmopolita, decorado por el reconocido interiorista francés Philippe Starck. En horario de 'aferwork', ofrecen un pequeño coctel a los asistentes. Plaza Independencia, 4.

MARMO BAR

Como la Cenicienta, el Marmo Bar del hotel Silken Puerta de América se transforma con la llegada del atardecer. De clásico bar de hotel, moderno y vanguardista, pasa a convertirse en un espacio 'afterwork' con DJ en directo y amplia carta de bebidas.
Avenida de América, 41.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad