16 de Octubre, 01:44 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Aula del accionista

Qué es... El dividendo

Finanzas.com

En las juntas generales se determina el dividendo, esto es, la principal remuneración de la que gozan los accionistas de una empresa. Puede ser en efectivo o a través de acciones. Y existen otras múltiples singularidades del abono de este pago.

El dividendo es la parte del beneficio que se reparte entre los accionistas de una compañía. Constituye la remuneración que recibe el accionista por ser propietario de la sociedad. La cantidad es variable según los resultados anuales que la empresa ha obtenido; lo propone el consejo de administración para su aprobación en junta general; y puede ser de muchos tipos (bruto, neto, a cuenta, extraordinario, complementario, etc.).

Por su parte, la rentabilidad por dividendo es uno de los ratios que utilizan los analistas para valorar las acciones de una empresa. Al adquirir un título bursátil, no sólo hay que tener en cuenta cuál puede ser la revalorización de ese activo. El reparto de dividendos también forma parte de la rentabilidad que va a recibir un inversor.

Rentabilidad y «pay-out»

Uno de los ratios que utilizan los inversores para analizar la política retributiva de una cotizada es la rentabilidad por dividendo. Por ejemplo, si una empresa repartió en 2012 dos dividendos (uno de cuatro céntimos y otro de dos céntimos), y el precio de esa acción es de 1,20 euros, la rentabilidad por dividendo será del cinco por ciento.

A la hora de analizar la rentabilidad por dividendo de una empresa, hay que tener en cuenta que algunos analistas toman como referencia los dividendos repartidos en el ejercicio anterior, mientras que otros expertos utilizan el dividendo esperado para los próximos 12 meses, por lo que el resultado final puede variar.

Otro de los datos que más valoran los inversores es el «pay-out». Es decir, se trata del ratio que muestra el porcentaje de los beneficios que una empresa dedica al pago de dividendos.

Cuanto más alto es el «pay-out» de una compañía, más favorable será la política de distribución de beneficios entre sus accionistas.

En ocasiones, el dato expresado por el ratio del «pay-out» puede ser incluso mayor del 100 por cien. Esto se debe a algún ingreso extraordinario que haya podido recibir la empresa.

En la Ley de Sociedades Anónimas se hace mención al derecho del accionista a participar en el reparto de las ganancias sociales y en el patrimonio resultante de la liquidación. Al mismo tiempo, en el artículo 215 de la citada ley que hace mención a la distribución de beneficios establece que la distribución de dividendos a los accionistas ordinarios se realizará en proporción al capital que hayan desembolsado; y que en el acuerdo de distribución de dividendos se determinará en la junta general el momento y la forma del pago.

Reparto en efectivo

Habitualmente, los dividendos adoptan dos formas: en efectivo o a través de la emisión de valores. En el caso del cobro en efectivo, se trata de una remuneración que el accionista recibirá en su cuenta el día que la junta haya fijado ese cobro.

Este tipo de dividendos se suele expresar con una cantidad en «bruto», esto es, el importe aprobado por la junta de accionistas, en la que no se ha descontado la cuantía de la retención a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas a realizar por las compañías. Si se ha descontado este gravamen, la cifra se expresa en «neto».

Por su parte, el dividendo a cuenta es aquel que se entrega a los accionistas, como anticipo de los resultados finales esperados por una empresa (cuando no hay dividendo a cuenta, se paga un dividendo único). Y también se encuentra el dividendo complementario, que es el que se añade al entregado a cuenta, una vez comprobada la cantidad definitiva a repartir en concepto de dividendo por la junta de accionistas.

El "Script Dividend"

Además, en los últimos años, muchas compañías han optado por realizar el reparto del dividendo a través del dividendo flexible («script dividend», en inglés). Es una fórmula de remuneración a los accionistas, que se caracteriza porque se les ofrece la posibilidad de cobrar el reparto de beneficios aprobado por la junta de accionistas mediante dinero en efectivo, o a través de acciones.

En el caso de optar por el dividendo flexible, las empresas sustituyen la entrega de la habitual cantidad en efectivo por una entrega de acciones de la propia compañía.

Dependiendo del origen de las acciones que se entregan como dividendo pueden darse dos situaciones: que esas acciones sean procedente de la autocartera de la empresa; o que procedan de una ampliación de capital realizada expresamente para esta operación. En este caso, los
accionistas suelen recibir un número determinado de títulos adicionales de forma gratuita, o bien pueden vender su derecho de asignación, en el mercado o a la propia compañía por un precio fijo en efectivo.

El número de derechos que corresponde a cada accionista para recibir una acción nueva gratis se calcula con una fórmula que aprueba cada una de las juntas de accionistas.

Si el inversor opta por la vía de cobrar el efectivo, puede vender en el mercado todos o parte de los derechos que reciba de forma gratuita por ser accionista. En cada caso el número es diferente y se fija antes de que se descuente de la acción y empiecen a cotizar los derechos en el mercado.

La fiscalidad de los dividendos

La Ley del Impuesto de la Renta determina que forman parte de los rendimientos de capital mobiliario los obtenidos por la participación de un contribuyente en los fondos propios de cualquier tipo de entidad. Entre ellos, se encuentran los dividendos, las primas de asistencia a juntas de accionistas y otras participaciones en los beneficios de una empresa.

La tributación por estos conceptos se encuentra, en el régimen general, en el 21 por ciento, para rendimientos de hasta 6.000 euros; del 25 por ciento, para la diferencia que supere esos 6.000 euros; y del 27 por ciento, a partir de 24.000.

Exenciones. Hay que tener en cuenta que los dividendos y participaciones en beneficios gozan de una exención tributaria para los primeros 1.500 euros anuales que se obtengan a través de estos conceptos.

En el caso de que una empresa ofrezca a sus accionistas el «script dividend» y el socio opte por la entrega de acciones, en vez de un pago en efectivo, ese contribuyente aplazará la tributación de esa operación hasta el momento en el que venda los títulos recibidos a través de ese «script dividend», momento en el cual tributaría como una ganancia o pérdida patrimonial.

Términos útiles

- Ampliación de capital. Operación por la que se aumenta el capital de una sociedad. Se puede hacer emitiendo nuevas acciones, o por elevación del valor nominal de las acciones ya existentes. En ambos casos, la contrapartida de la ampliación puede materializarse mediante aportaciones (dinerarias o no dinerarias), o por transformación de reservas o beneficios que ya formaban parte de su patrimonio.

- Dividendo a cuenta. Aquel que se entrega a los accionistas, como anticipo de los resultados finales esperados. Cuando no hay dividendo a cuenta, se paga un dividendo único.

- Dividendo complementario. El que se añade al entregado a cuenta, una vez aprobada la cantidad definitiva a repartir en concepto de dividendo por la junta general de accionistas.

- Reservas. Beneficios obtenidos por la empresa y que no han sido distribuidos entre sus propietarios. Se diferencian tres grandes bloques de reservas: las reservas procedentes de beneficios no repartidos, reservas provenientes de la actualización de balances y reservas derivadas de aportaciones de los socios.

- Retención a cuenta. Las retenciones son las cantidades que se detraen al contribuyente por el pagador de determinadas rentas, por estar así establecido en la ley, para ingresarlas en la Administración tributaria como «anticipo» de la cuota del Impuesto que el contribuyente ha de pagar. Las retenciones a cuenta son las cantidades que se ingresan en la Administración tributaria por el pagador de determinadas rentas, por estar así establecido en la ley, como anticipo de la cuota del Impuesto que ha de pagar el perceptor de las mismas.