Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Análisis Técnico

Josep CodinaTwiter

El efectoCodina

Grecia pondrá a prueba los cierres semanales

Josep Codina

La pauta de Acción de Gracias sobre los mercados, que suele formalizarse con avances, se ha cumplido los cierres por el festivo y la media sesión tuvieron un comportamiento muy positivo. Sin embargo, el tema griego y la lectura de las ventas en el primer fin de semana de compras navideñas en Estados Unidos arrojan sombras para consolidar los avances. Las proximidades de las zonas de resistencia van a dejarse notar tras el buen saldo positivo de la pasada semana, que vio confirmadas las divergencias con los indicadores de sentimiento la sobreventa que se había alcanzado con las correcciones previas. El rebote se ha visto acompañado por el dólar, que lograba superar los primeros niveles clave para ir más allá de un rebote técnico y ahora se coloca en la hora de la verdad con el ataque a la zona de resistencia de los 1,3000.

Para hoy, el Nikkei ha seguido con los avances pero no ha logrado superar un nivel de resistencia importante. Los futuros europeos y americanos vienen con leves correcciones que pueden trasladarse inicialmente a los mercados de contado, pendientes nuevamente de los ministros de finanzas del Eurogrupo y de la decisión que se tome sobre la liberación de nuevo tramo del rescate a Grecia en una sesión sin datos macroeconómicos relevantes.

El dólar logro superar de forma clara la proyección de las primeras directrices bajistas al superar el nivel de los 1,2900. Ahora tiene el rango de resistencia en la zona de los 1,3000-1,3100 para buscar la siguiente directriz de control que se proyecta sobre la zona de los 1,3200. Hasta que no supere de forma consistente ese nivel, no da mucha opción a las opciones de un cambio de escenario y a que puedan superarse las zonas de resistencia importantes para la renta variable viendo como se sigue manteniendo la correlación negativa entre la evolución del billete verde y las bolsas.

Como soporte, se mantiene la zona de los 1,2800-1,2750 con el refuerzo de la media móvil de 200 sesiones, que sigue en la zona alta de este rango y que ha conseguido ser recuperada de momento de forma consistente. Por debajo se sitúa el siguiente nivel de los 1,2600-1,2500, que marca el sesgo dentro del lateral y, si se pierde, se queda en negativo.

Luego los 1,2250 como defensa de la zona de los mínimos anuales que están en los 1,2050-1,2000 y cuya ruptura nos marcaría un cambio de escenario a bajista con objetivo en los 1,1800-1,1500. En esta situación las bolsas se colocarían también con retrocesos sin superar las resistencias.

El Dow Jones cerró con un avance del 1,35% que le llevo a recuperar los 13.000 puntos de forma testimonial al acabar en los 13.009,68 puntos superando por poco la media móvil de 200 sesiones, eso sí marcado por el bajo volumen de la media sesión y notando que este volumen ha sido decreciente durante todo el proceso de avance y que, por tanto, lo coloca algo bajo sospecha.

En el corto plazo, para validar cualquier opción de rebote, pasa por consolidarse de forma consistente de nuevo por encima de la media móvil de 200 sesiones y por tanto sobre los 13.000 puntos. Tras esta referencia, ha cobrado importancia la zona de los 13.200-13.300 puntos para tener opciones de proseguir con los avances. La zona de resistencia clave sigue en los máximos sobre los 13.700 puntos a romper con volumen para que pueda validarse la ruptura de una forma consistente. Después, se deben buscar las proyecciones de los 13.800-14.000 puntos. De superarse estos niveles, el siguiente objetivo ya se sitúa sobre los 14.400 puntos. La opción de este escenario positivo se verá sensiblemente reducida si se pierde de forma consistente los 12.500 puntos y nos reafirmemos en la fase de corrección respetando el lateral.

La pérdida de la referencia de soporte que tenemos en los 12.500 puntos marca el límite del sesgo positivo o negativo dentro del mismo. Por debajo de este nivel, nos quedamos con sesgo negativo para buscar la zona de mínimos anuales en las proximidades de los 12.000 puntos. A partir de ahí, el escenario volvería a complicarse con opciones de pasar a negativo si se ataca la zona de los 11.700-11.500 puntos. Aunque este escenario sigue teniendo bajas opciones, seguimos in poderlo descartar hasta que no se marquen de forma clara nuevos máximos anuales. 

El Ibex 35 se anotó un quinto avance consecutivo para dar la mejor semana desde el mes de septiembre y acabó subiendo un 0,43%, cerrando en los 7.909,60 puntos y quedando justo en la mitad del rango de resistencia para validar mayores avances que tenemos entre los 7.800-8.000 puntos.

El soporte del lateral se queda sin cambios una semana más en el nivel de los 7.550-7.450 puntos que está reforzado con la zona la media móvil de 200 sesiones que mantiene la pendiente negativa y sigue por debajo la banda baja de este soporte sobre los 7.412 puntos. Perder esta zona nos sesga el lateral a negativo.

Para el escenario de medio plazo, se ha de mantener el soporte de los 7.200 puntos, que respetaría la clavicular del patrón de doble suelo. Por debajo de los 7.000 puntos, nos colocamos con el sesgo negativo y dejando opciones de buscar la zona de los 6.500-6.450 puntos. Esta situación volvería a añadir presión sobre la zona de los mínimos anuales y quedaría anulado el objetivo del patrón de doble suelo. Estos mínimos en los 6.000 puntos es la zona que marca de nuevo la entrada en un escenario correctivo. Los objetivos del mismo estarían primero en la zona de los 5.500-5.300 puntos y después en los 5.000-4.800 puntos. Aunque la probabilidad de que ocurra sigue siendo baja, este escenario sigue sin poder descartarse hasta que no vengan nuevos máximos.

Ahora ya está dentro de la zona de resistencia más significativa que tenemos en los 7.800-8.000 puntos. Este es el nivel que debe anticipar opciones para poder marcar un cambio de dirección con más perspectiva que un mero rebote técnico que es como tenemos clasificado por ahora el avance. La superación de estos 8.000 puntos debe ser consistente. Pero, además, es necesaria la superación de la zona de los 8.250-8.300 puntos de los máximos del último avance para confirmarlo y tener opciones de continuidad de cara al cierre de ejercicio. Sólo si se rompe al alza esta zona se puede pensar en ir a buscar el objetivo de proyección definitivo del patrón de doble suelo aún vigente de los 8.450-8.600. Su posterior extensión a la búsqueda de los 8.800-9.000 puntos que daría opciones a un posible cambio de escenario a medio plazo. Los fundamentales no apoyan demasiado esta opción de avances tan lejanos y la clave sigue estando en la evolución de la prima de riesgo y el sector bancario.

publicidad
publicidad
publicidad