12 de Diciembre, 13:11 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Gran desplome en el tramo final

La economía de EE UU dilapida a las bolsas europeas

ENRIQUE UTRERA

La banca concentra gran parte de las ventas

Del cielo al infierno hay sólo un paso. El Ibex que casi ha llegado a recuperar un 5% de cáida, ha perdido un 4% en el tramo final de la sesión.

A este paso, los mercados de valores van a acabar por ahuyentar a los inversores de toda la vida. En una sesión de insoportable volatilidad, los índices han hecho dos veces el camino de ida y vuelta para acabar como empezaron, con caídas de alrededor del 5%.

Lo del Ibex ha sido sencillamente bestial, con 550 puntos de diferencia entre el máximo y el mínimo del día, como el Dow Jones en las dos primeras horas de sesión. Tras recuperar toda la pérdida y tocar un máximo de 9.700 puntos, en la última hora el selectivo español se ha desplomado como el resto de Europa sin oposición alguna. Un 4,11%, exactamente. A ver quién es el guapo capaz de acertar dos veces seguidas en esta bolsa histérica, capaz de pasar de la euforia a la depresión en cuestión de segundos. El miedo está más que justificado.

La jornada ha sido de altos vuelos. Ha habido de todo, y todo presidido por un nerviosismo extraordinario, propio de un mercado cogido con alfileres que sabe que puede ser tumbado por una suave brisa. Las mismas cotizaciones que han reaccionado con fuerza inusitada tras la publicación de un IPC americano mejor de los esperado han cambio de dirección con violencia cuando la producción industrial y el índice de actividad empresarial de la Fed de Philadelphia han dado la de arena.

El resultado es otra vez desolador. En dos sesiones el Ibex cede un 8,95% y se ha comido casi toda la subida histórica del lunes. Al menos se mantiene sobre los 9.300 puntos gracias a una mejora de última hora. Hoy el volumen de negocio vuelve a ser discreto, lo que quizá sea la mejor noticia de la jornada.

Los últimos datos macro han tenido un efecto demoledor en los parqués. Confirman el mensaje de ayer de Bernanke, que augura un proceso lento de recuperación. La producción industrial estadounidense está en sus niveles más bajos desde 1974 y la actividad empresarial en la tasa más baja desde 1980. Más madera por lo tanto tras el malísimo dato de ventas al por menor de la víspera. Además, los resultados de Merrill Lynch han dejado un muy mal sabor de boca. No tanto los de Citi, que sin embargo cae en bolsa tanto como su competidor. Y en Europa, más de lo mismo, con los dos primeros bancos suizos apoyados por el Gobierno en plena lucha por la supervivencia.De poco ha valido el nuevo fuerte retroceso del petróleo, que ha tocado los 67 dólares en la referencia brent volviendo a mínimos de 16 meses. Una excelente noticia para la inflación -la americana conocida hoy ha mejorado las previsiones- pero insuficiente para frenar un poco siquiera la tormenta bursátil que descuenta una recesión larga y profunda.

El desplome del sector financiero vuelve a ser espectacular. En el Euro Stoxx, Fortis se desploma cerca de un 30% e ING, AXA, Intesa san Paolo, Unicredito; Societe Generale y BNP caen al menos un 10%. Y dentro de casa, en pleno debate político sobre la necesidad de fusiones en el sector financiero, los dos grandes bancos, Santander y BBVA, pierden cerca del 6,4%.

Las caídas en el Ibex son espectaculares. Además de los bancos, Iberdrola Renovables y su matriz y Técnicas Reunidas se llevan la peor parte, y pesos pesados como Repsol y Telefónica ceden en torno al 4%. Más que suficiente para poner el Ibex al pie de los caballos.

En el mercado de deuda la jornada también ha sido de altos vuelos. La rentabilidad del bono alemán a 10 años se ha desplomado un 1,5% hasta el 4,062%, en un día en el que el Euribor cae hasta niveles de primeros de junio. Y sorprendente ha sido la caída del oro, que se deja en el camino más de un 6% en la mayor corrección de las últimas semanas. Por su parte, el dólar se ha apreciado frente al euro hasta el 1,3394.

publicidad
publicidad