28 de Enero, 20:47 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Mediante cuotas participativas

Bancaja ya tiene el informe de JP Morgan para aprobar su salida a bolsa

Agustín Marco

Seguiría los paos de la CAM, que se estrenó en julio

Bancaja quiere retomar tras las vacaciones su salida a bolsa mediante la emisión de cuotas participativas. La entidad valenciana ya dispone del informe de JP Morgan para conocer la viabilidad de esta emisión, con la que la caja obtendría recursos financieros suficientes para compensar la sequía del mercado crediticio.


La entidad presidida por José Luis Olivas quiere tener todos los estudios sobre la mesa para decidir, si procede, proponer al consejo de administración el salto al parqué. Una vez comprobada la evolución de la CAM, que debutó en los mercados financieros a finales de julio, Bancaja tiene que analizar el informe de JP Morgan para conocer con detalles las ventajas y los inconvenientes de esta operación.

En principio, la intención de Bancaja es seguir adelante pese al discreto estreno de su vecina CAM, que ha perdido cerca de un 6% desde su primer día de cotización, con una liquidez exigua. La tercera caja española es consciente de que su plan inicial de salir a bolsa mediante la colocación de su holding de empresas participadas es hoy por hoy inviable y que tampoco parece que tengas muchas de opciones en los próximos meses si las circunstancias no dan un cambio de 360 grados.

Además, la valoración de su holding ha caído en picado desde que fue creado hace apenas trece meses. Es más, Bancaja tiene un riesgo elevado en su participación en Iberdrola, de la que posee un 6,03%, tras reforzar en julio del pasado año su presencia en la eléctrica por 1.255 millones en plena batalla a favor de Ignacio Sánchez Galán y contra el envite de Florentino Pérez.

En conjunto, su cartera, compuesta por Banco de Valencia (38,33%), NH Hoteles (5,66%) y Enagás (5%), amén de Iberdrola, ha visto como su valoración se ha reducido en más de 1.100 millones de euros, desde los 5.000 millones a los que se tasó cuando fue constituida, en julio de 2007. En aquel momento, Bancaja vendió un 30% de esa sociedad a Deutsche Bank y Guggenheim por 1.355 millones, con un descuento del 12% sobre la valoración inicial.

Bancaja realizó en el primer semestre una emisión de cédulas hipotecarias por 1.000 milllones de euros. El volumen de financiación de Grupo Bancaja en bonos a medio y largo plazo en mercados mayoristas asciende a 21.438 millones de euros, con vencimientos diversificados en los próximos años. El 7% de la deuda es perpetua (sin vencimiento), el 23% presenta vencimientos superiores a 5 años y el 34% entre dos y cinco años. Pero el 36% tiene que ser devueltos en los dos próximos años, por lo que la caja necesitará más pronto que tarde nuevas fuentes de financiación.

Pese al aumento de la morosidad, que ya es del 1,82%, y el aumento en casi 270 millones de las dotaciones por créditos dudosos en el primer trimestre, la caja goza todavía de un ratio de solvencia cómodo del 6,36% y un excedente de 3.000 millones de euros sobre los recursos mínimos exigibles por la normativa. Pero ello no le ha impedido que las agencias internacionales de rating le hayan rebajado su calificación crediticia por su elevada exposición inmobiliaria, lo que preocupa y mucho en el seno de la caja y en el Banco de España.





publicidad
publicidad